jueves, 1 de septiembre de 2005

Azkarraga dice que no habrá mesa de partidos si PSE y PP no admiten la capacidad de decisión y Batasuna no pide el fin de la violencia


El consejero de Justicia, Empleo y Seguridad Social, Joseba Azkarraga, consideró hoy que Batasuna mantiene "contradicciones" respecto a su discurso de Anoeta y que ofrece "una de cal y otra de arena", por lo que consideró que la formación abertzale debe "demostrar algunas cosas más". Además, consideró que difícilmente se podrá convocar una mesa de partidos si PSE y PP no admiten la capacidad de decisión de la sociedad vasca y si Batasuna no plantea la exigencia de la desaparición de ETA.

Además, para Azkarraga, paz y normalización son dos elementos diferentes y agregó que el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero debe saber que "poco hace con alcanzar la paz" si no logra también la normalización política ya que esa paz "puede estar cogida por hilos".

En una entrevista a Radio Euskadi, recogida por Europa Press, el consejero vasco avanzó que ya se ha creado el órgano anunciado por el lehendakari en el seno del tripartito para impulsar un diálogo multipartito y agregó que el mismo estará compuesto por Juan José Ibarretxe, por el mismo y por el consejero de Vivienda, Javier Madrazo.

Según indicó, entre ellos tratarán de "engrasar el proceso de inicio de ese trabajo de cocina para la búsqueda de una solución al problema de la violencia y la normalización política" y añadió que, a lo largo de este mes, mantendrán las primeras reuniones.

A su entender, el discurso del tripartito en este asunto está "armado" y añadió que lo importante es ver como se logran articular "conversaciones discretas en las que vayamos preparando el terreno para lo que tiene que ser la fase resolutiva".

En este sentido, Azkarraga consideró que no se pueden establecer fechas porque este proceso de búsqueda de normalización será largo y se encontrará con "impedimentos". "Puede ser que en 2007 todavía no hayamos alcanzado esos acuerdos previos", dijo, por lo que apostó por intentar lograr acuerdos en una primera fase entre todos los partidos en relación a la metodología, el calendario, y aquellos elementos claves de cara a convocar la mesa de partidos.

"La mesa no se puede convocar para fracasar porque será el fin de todo un proceso previo de conversaciones discretas en la cuales nos hayamos puesto de acuerdo en el tema de la territorialidad, en la capacidad de decisión de la sociedad vasca, en el derecho de autodeterminación o en la desaparición de ETA", explicó.

Según dijo, si populares y socialista no asumen en ese proceso previo la capacidad de decisión de la sociedad vasca, y si Batasuna no plantea la desaparición de ETA, "difícilmente vamos a convocar una mesa".

En este punto, consideró que Batasuna no está cumpliendo los compromisos que adquirió en el velódromo de Anoeta y que da "una de cal y otra de arena", aunque reconoció que es positivo que la formación abertzale haya reconocido que en la fase resolutiva no debe haber violencia.

"Pero, por otro lado, cuando ayer Otegi pedía confianza no sé que tiene que ver eso con las amenazas y presiones que sufren multitud de concejales de EA y PNV por parte de HB y su entorno", dijo para manifestar que aún perduran "contradicciones" en Batasuna y que este partido "tiene que demostrar algunas cosas más".

Asimismo, insistió en que paz y normalización son dos "elementos diferentes" porque "una cosa es avanzar en la pacificación pero no hacemos nada si no avanzamos en la normalización que tiene una base política y está en el nivel de autogobierno y la capacidad de decisión de la sociedad".

"El Gobierno español tendrá que saber que poco hace con alcanzar la paz si no se alcanza también la normalización porque esa paz sin normalización puede ser una paz cogida por hilos y nosotros queremos una paz duradera, para siempre, y eso exige también la normalización política", manifestó.