viernes, 31 de marzo de 2006

Neomanagement


NEOMANAGEMENT: JEFES TOXICOS Y SUS VICTIMAS
de PIÑUEL Y ZABALA, IÑAKI

DEBOLSILLO. Lengua: CASTELLANO. ISBN: 8497939085. 7.50€

"Para favorecer la violencia colectiva, hay que reforzar su inconsciencia. Y, al contrario, para desalentar esa violencia, hay que mostrarla a plena luz, hay que desenmascararla."
René Girard

El profesor Piñuel, nuestro mejor experto en mobbing, llama neomanagement al capitalismo salvaje, en el que muchas personas son sacrificadas como víctimas por la maximización del beneficio. Este modelo económico, nos cuenta Iñaki, se ha convertido en la "nueva religión", en el paradigma social (programas de televisión como El rival más débil, Operación Triunfo o Gran Hermano dan prueba de ello) de "búsqueda de notoriedad, menosprecio y falta de respeto a la dignidad y culto a la exclusión como mecanismo regulador de la organización social".

En esta situación, los recursos humanos son medios sacrificados a un fin mayor (los recursos no se atreven a reivindicar derechos), se distorsiona el lenguaje (conceptos como trabajo en equipo o compromiso pierden su significado original), se favorece a "jefes tóxicos" y se utiliza el conflicto como herramienta básica de gestión. Según el barómetro Cisneros, en cinco de cada seis casos de acoso psicológico, las víctimas sufrieron la indiferencia de sus compañeros de trabajo. "Algo habrán hecho", pensarán.

Los jefes tóxicos son directivos sin talento que actúan a la defensiva, presumen de tener a sus subordinados en tensión y fomentan prácticas autoritarias. Las consecuencias de la "dirección por amenazas", la incomunicación y la desconfianza de estos jefes son el estrés (el setenta-noventa por ciento de las consultas de atención primaria), la adicción al trabajo (los workoholics), el mobbing o acoso psicológico (que afecta al once por ciento de los trabajadores españoles) y el burnout o síndrome del trabajador "carbonizado" (con agotamiento emocional, desinterés hacia las personas y sentimiento de improductividad). Estos entornos tóxicos "van a ir exterminando el libre pensamiento, la creatividad, la solidaridad, la igualdad de oportunidades para todos, el principio de mérito y capacidad y, por supuesto, la ética individual y organizativa".

Asunción, Paraguay; 1 de agosto de 2004. Se declara un incendio en el supermercado Ycuá Bolaños. El dueño y los gerentes deciden cerrar las puertas del local para evitar el pillaje. El resultado: 423 fallecidos, 172 de ellos menores de 16 años. El suceso dejó de ser noticia a los tres días. Ni en las historias de Fahrenheit 9/11, ni en el neomanagement ni en la masacre de Ycuá Bolaños hubo conspiración. Sólo unos cuantos desalmados que anteponen el beneficio a la dignidad y a la vida humana. Y la mayoría preferimos mirar a otro lado cuando eso ocurre.