domingo, 28 de diciembre de 2008

Euskobarometro: construyendo la Euskadi virtual



Todos somos conscientes de que las teorías políticas sirven principalmente o para explicar lo que ha sucedido o para justificar el presente y las actuaciones que se quieren acometer a futuro. El espacio para la objetividad se ve muchas veces reducido a la mínima expresión, dado que el objeto del análisis solemos ser nosotros mismos: la sociedad y sus instituciones, ya sean la familia, los amigos o el parlamento o el gobierno de tu país.

Desde hace mucho tiempo venimos soportando la estrategia calculada del responsable del Euskobarómetro dirigida a instalar a un Lehendakari socialista en Ajuria Enea. O español al menos. Ya vimos lo que hizo en torno a las elecciones de 2001. Fue uno de los comparsas en torno al tándem Redondo – Oreja. Y en 2005 hizo lo mismo. Ahora nos sale con una encuesta pretendidamente objetiva. Y es que su escasa o nula preparación se cae por su propio peso.

La pretendida encuesta tiene una particularidad que salta a la vista nada mas cogerla: habla de EA-PNV. Y se termino de hacer oficialmente 3 días antes de la decisión de EA de acudir en solitario a las próximas elecciones. Es decir, que las preguntas como las respuestas están condicionadas a un futuro supuesto que no se dio. Por lo tanto es absolutamente negligente continuar con una encuesta en estas características. Es así que para contrarrestarlo y en el reparto de escaños, en vez de tomar los resultados que salieron de la muestra hecha previamente se cogió los resultados de marzo de 2008. Así se puede ver que se prevén 50 000 votos para EA. Cuando lo habitual es hablar de porcentajes. De ahí salen los números, con maquillaje para PNV y PSE para que por un lado no recuerde que han hecho un corta y pega y que por otro lado se pretende dar la impresión de que el PSE será la primera fuerza, para que el PNV se vaya acostumbrando a la vice lehendakaritza.

Otro punto débil del presente Euskobarómetro es que la suma de escaños a repartir no suma 75. Parece como si no fuéramos capaces siquiera de ocultar esos detalles en los escaños que bailan de una formación a otra. Tanto el Euskobarómetro como el Sociómetro van dirigidos al mismo fin. Construir una tendencia de voto mediante el hacer que los vascos pensemos que esas son las opciones, no ya que sean las mejores, sino que son las que más suenan. Las que mas gustan. Para así fomentar el bipartidismo. Un bipartidismo que se concluya en un pacto de gobierno que cierre las instituciones y blinde el futuro de los negocios. Esa es la clave. Nadie debería sorprenderse por ello de los resultados y las intenciones del presente presunto sondeo.

Todos sabemos que Zapatero y el PSOE, a instancias de Rajoy y el PP no va a dejar presentarse a ninguna expresión de Batasuna. Y sabemos que EB corre serio peligro debido a la posible escisión de los criticos, que han creado un partido nuevo. Y Aralar, debido a la propia presencia de EA como fuerza política propia corre el riesgo de convertirse en fuerza extraparlamentaria. Por ello EA es, según toda lógica el arbitro llamado a determinar el futuro Gobierno Vasco. Rebajar esas perspectivas de un partido con el proyecto abertzale, social, democrático y progresista va a ser una de las claves de los meses que nos quedan hasta el día de las elecciones.

EA es un partido que no tiene periódico afín. No tenemos televisiones a nuestro servicio. No contamos con un servicio de encuestas afín. Pero aún así contamos con algo que no todos tienen. Una red de Alkartetxes y una militancia con una enorme ilusión de ser determinantes en el futuro del país. Y sobre todo, tenemos el mejor de los proyectos políticos. Y el dia de la encuesta definitiva, en la jornada electoral, esto se podrá visualizar y contar con los entre 6 y 9 parlamentarios abertzales y de izquierdas presentes en el próximo Parlamento Vasco.

J.C.