domingo, 6 de junio de 2010

Todo trabajo político requiere de refrendo social


En estos momentos, hablar de EA es hablar del horizonte electoral de 2011. Su apuesta por una confluencia de fuerzas soberanistas, lo que en su momento se llamó polo, le ha puesto en el centro de la diana del debate político, quizá más de lo que le hubiese gustado, reconoce su secretario general, Pello Urizar. Algo más de un año después de asumir el liderazgo del partido tras una traumática escisión, Urizar se felicita por la unidad en el seno de EA, a pesar de las marejadas de fondo que se han percibido desde fuera en torno a la renovación de NaBai, por ejemplo. Pero el horizonte es 2011, aunque sólo en primer término.

http://www.noticiasdegipuzkoa.com/2010/06/06/politica/euskadi/todo-trabajo-politico-requiere-de-refrendo-social-eso-no-significa-una-coalicion-y-ahi-esta-el-ejemplo-de-lizarra

Se cumple más o menos un año desde que Hamaikabat materializó su escisión de EA y falta más o menos un año para las elecciones municipales y forales. ¿Cómo ve a EA?

Teniendo en cuenta la incertidumbre con la que me tocó asumir la responsabilidad de secretario general, la veo en un momento bueno. Por fin, después de un montón de años en los que no terminábamos de quitarnos esa incertidumbre de hasta qué punto los compromisos de los congresos se iban a ver cumplidos, en este último ya se vio que era diferente en ese sentido. El partido está unido.

¿Cómo llevan el ser centro de tantas miradas por su relación con la izquierda abertzale tradicional? ¿Supone eso un punto de presión en su preparación de las próximas elecciones?

El hecho de que un día Rubalcaba, al día siguiente Ares y al tercero Conde-Pumpido hagan declaraciones refiriéndose concretamente a EA no es algo a lo que estemos acostumbrados. Que se nos advierta de esa manera a nadie le gusta. Pero actuamos de una manera consecuente. Llevamos los casi 24 años que tenemos criticando que la izquierda abertzale no condenase claramente la violencia y encontrábamos que mientras no hubiera un posicionamiento claro por su parte no íbamos a tener posibilidad de llegar a acuerdos. Sabemos que la izquierda abertzale está haciendo un recorrido, nosotros, la sociedad en general y yo creo que también los partidos.

Ustedes han sido quienes más claramente han hablado sobre la evolución del discurso de la izquierda abertzale histórica, pero a esa posición se ha ido sumando, especialmente en los últimos días, Aralar.

De alguna manera, ellos explican que, desde que se ha estabilizado su relación, piensan por la información que reciben que seguramente sí hay cambios efectivos. Nos parece positivo, porque lo que está claro es que la apuesta en la que está EA tiene que ser lo más plural posible.

¿Cómo se va a concretar esa apuesta de confluencia soberanista, ese trabajo en común del que habla?

Se ha especulado de todo. Sin lugar a dudas, todo trabajo político requiere luego del refrendo de la sociedad, a través de las elecciones. Eso no tiene por qué decir que luego tenga que haber una coalición electoral. Y pongo un ejemplo claro: en el proceso de Lizarra-Garazi hubo unos compromisos entre los partidos para que después de las elecciones hubiera unos mínimos a defender y cumplir. También puede ser eso. Una vez establecidas las bases, las vías pueden ser unas u otras.

De primeras, para ese escenario está el problema de la ilegalidad de lo que Batasuna y el discurso del Gobierno es tajante al respecto...

Se está oyendo que si puede haber algún avance por parte del Gobierno que conlleve la legalización... Ese tema está encima de la mesa. La percepción general, y sabemos que en el PSE también es así, no es la misma hoy que hace ocho meses. Los propios mensajes de los dirigentes del PSE cuando detuvieron a Arnaldo Otegi y Rafa Díez no tienen nada que ver con lo que se dice ahora. Unos son más posibilistas, otros menos otros juegan el papel que les toca... Pero no sabemos si la izquierda abertzale podría tener una marca propia para 2011. Tenemos claro que la apuesta soberanista en la que está inmersa EA huye de centrarse en unas elecciones u otras, esto tiene que ser un proceso a largo plazo.

Pues ellos parecen tener claro que estarán en las urnas. Aunque esa apuesta de la que habla sea a largo plazo, con el precedente institucional del Parlamento Vasco, ¿que se consume esa ausencia también en 2011 no perjudicaría seriamente la viabilidad del proyecto?

Sí, sí que es un perjuicio y lo vemos claramente con la falsa realidad que ahora aparece en el Parlamento Vasco. Y el objetivo es hacer lo mismo en todas las instituciones que puedan controlar. Pero también sabemos que una apuesta de éstas tiene que tener un recorrido superior. No es lo mismo y tampoco se puede equiparar un caso con otro, pero en Irlanda, donde ha habido altibajos, ni el Sinn Fèin ni el IRA dieron pasos atrás a su compromiso. Éste tiene que ser serio, más allá de los diferentes problemas que vaya a haber a futuro, que los habrá. Esta apuesta no puede estar condicionada a si pasa esto, , si pasa esto, no. Tenemos claro que las instituciones van a tener un papel fundamental. Eso requiere una apuesta a largo plazo, no podemos centrarnos sólo en qué va a pasar en las elecciones de 2011.

Jesús Mari Larrazabal avanzaba hace unos días que tendríamos noticias al respecto "en las próximas semanas". ¿Fue demasiado optimista?

Jesús Mari siempre es optimista y él tiene un convencimiento firme, personal, de que ésta es la vía que se tiene que seguir. Nosotros sí estamos percibiendo que la apuesta de la izquierda abertzale es sincera. Y luego se ha corroborado con declaraciones de la izquierda abertzale en las que ha ido habiendo avances de una a otra. Hay un mundo del posicionamiento que pudiera haber tenido hace un año la izquierda abertzale al que tiene ahora.

Esos avances que perciben en el discurso de la izquierda abertzale oficial, ¿tienen su correlato en ETA?

No tenemos información de lo que se pueda mover directamente en ETA. La diferencia de otros procesos a éste dentro de la izquierda abertzale es que ha habido una reflexión interna, la más profunda hasta ahora, que les ha llevado a la conclusión de que la mayoría de la izquierda abertzale ya ha tomado la decisión de cuáles van a ser las vías y sabemos que eso condiciona a ETA. Y si ETA no actuase en consecuencia con ese movimiento general, la izquierda abertzale lo percibiría como un ataque. Eso cambia los parámetros totalmente respecto a épocas anteriores y la izquierda abertzale está esperando que ETA sea consecuente, tal y como lo dijo públicamente cuando se adhirió a la declaración de Brian Currin con el respaldo de cuatro premios Nobel.

Volviendo a ese trabajo de confluencia abertzale, por ahora parece tener una impronta muy marcada de izquierda. ¿Hay lugar para el PNV?

Esto tiene que ser lo más abierto posible al trabajo entre abertzales, teniendo claro que el objetivo es la soberanía de Euskal Herria. Ahora se están dando los primeros pasos, lo estamos haciendo fuerzas de izquierda, lo lógico es que el sentir que tenga sea de esa índole. Pero tenemos claro que de la mayoría social abertzale, al menos a nivel de la CAV, no estamos hablando que seamos un 90% frente a un 10%, sino un 60-40, 61-39... Y si queremos hacer una apuesta con la sociedad detrás, donde queramos ser mayoritarios, requiere que todo el arco abertzale se tenga que implicar.

¿Qué pasó con el acuerdo de NaBai? Algunos miembros de su partido en Euskadi se sorprendieron al conocer la existencia del acuerdo por la rueda de prensa que dieron Maiorga Ramírez y Patxi Zabaleta...

Que ese proceso se estaba haciendo era conocido por la Ejecutiva Nacional y ahí no ha habido sorpresa. No digo que a alguien le haya sorprendido que ese acuerdo llegase de esa manera. Bueno, porque entre otras cosas Nafarroa, por tener su propia institución, suele tener su propia dinámica de trabajo y la CAV, la suya.

Lo cierto es que en ese momento no fueron pocos los que quisieron ver en aquel acuerdo un palo en la rueda a los trabajos de EA con la izquierda abertzale histórica en torno a esa confluencia soberanista.

No, no. Una fotografía concreta te da una imagen, pero si ves la película completa te das cuenta de que tiene su significado.