miércoles, 7 de julio de 2010

Som una nació, nosaltres decidim


El sábado habrá en Barcelona una gran manifestación de protesta porque el Tribunal Constitucional se ha otorgado el poder político de tocar lo que el pueblo de Catalunya había decidido en referendo, después de un largo proceso de acuerdo con todas las leyes españolas. Estoy seguro –creo que no es solo un deseo– de que la manifestación será espectacular. Será la expresión de la máxima unidad, porque solo se excluirán de ella aquellos que piensan que ya está bien que el pueblo no tenga la última palabra sobre su presente y su futuro. Será una autoexclusión muy significativa.

Pero más allá de ese acuerdo básico que cimienta la unidad democrática, habrá importantes diferencias: muchos asistentes estarían contentos con un Estatut no recortado por los jueces; muchos otros dirán que ya no quieren estatutos, sino la Constitución catalana. Este debate habrá que hacerlo después del día 10, y habrá que hacerlo en serio. La ciudadanía también deberá poder decidir pronto qué quiere, hacia dónde se inclina.

En todo caso, lo que resulta ridículo es que se usen argumentos demasiado malos para defender la decisión del Constitucional. Hay dos que llaman particularmente la atención y que han sido usados por dirigentes tanto del PSOE como del PP. Y es que ya se sabe que el mal gusto intelectual es lo que está mejor repartido.

El primer argumento dice que del Estatut se ha salvado el 90% o el 95%. Por tanto, se ha recortado muy poco. Francamente, yo no sabía que el Estatut fuera por partes. Si solo recortas el 5%, pero este es fundamental, con eso basta. Es como si a alguien solo se le cortara la cabeza. No se le hace ningún favor dejándole el resto del cuerpo intacto.

El segundo mal argumento dice que no hay para tanto, porque el Estatut no interesa a la gente. Pregunto: ¿acaso interesa mucho la Constitución? ¿Se habla de ella en la calle, la plaza, la oficina? ¿Esto significa que no es importante? De la libertad, la democracia, el amor o la felicidad hablamos poco, pero queremos defenderlo y protegerlo. Hablamos poco del Estatut o de independencia, pero todos queremos decidirlo. El sábado se verá.

http://www.elperiodico.com/es/galerias/opinion/20100702/estatut-segun-ferreres/5330.shtml