martes, 11 de enero de 2011

Un paso determinante para cerrar el ciclo de la violencia en Euskal Herria


Eusko Alkartasuna ha saludado el comunicado de ETA afirmando que éste responde a las demandas de los firmantes de la Declaración de Bruselas y el Acuerdo de Gernika y que "hoy podemos decir que el nuevo escenario político vasco está un poco más consolidado, que la sociedad vasca camina con paso más seguro hacia la paz definitiva y hacia la normalización política".

Pello Urizar ha comparecido ante los medios de comunicación acompañado por la secretaria de Comunicación, Ikerne Badiola, y el portavoz de la Ejecutiva, Maiorga Ramirez. En la rueda de prensa, celebrada tras una reunión de la Ejecutiva Nacional de Eusko Alkartasuna, Urizar ha valorado el texto dado a conocer por ETA y ha instado al Gobierno español a responder sin demora "a la nueva situación con decisiones acordes a la misma".


El discurso realizado por Pello Urizar a los medios de comunicación es el siguiente:


"El comunicado de ETA supone un paso determinante para cerrar el ciclo de la violencia en Euskal Herria y comenzar con una etapa en la que la acción política es la única herramienta para caminar hacia la consecución de objetivos ideológicos.


ETA ha respondido a las demandas realizadas por las Declaraciones de Bruselas y Gernika, y ha mostrado su compromiso con el final del camino de las armas. Ambas instancias, además de la gran mayoría de la sociedad vasca, le pedían la declaración de un alto al fuego permanente y verificable, y éste ha llegado.


Lo hemos dicho hasta cansarnos, ETA no es un agente político y el panorama político vasco se define por las actuaciones de los representantes de la ciudadanía, no de ETA, pero es cierto que la constatación de que se trata de una tregua de carácter general, en todos los frentes, y con vocación de constituir el final de la confrontación armada, según sus palabras, constituye un evidente respiro para el conjunto de la sociedad, y especialmente para las personas que aun sentían la sombra de la violencia sobre ellas. Para el País supone, además, una oportunidad histórica que Eusko Alkartasuna, el colectivo soberanista y la sociedad vasca no van a permitir que se desaproveche.


El comunicado conocido hoy es un paso más en el camino iniciado hace meses, y llega como resultado de un largo proceso en el que la política ha tomado la iniciativa y en el que la participación de instancias internacionales han contribuido a llegar a este momento. El comunicado refleja la voluntad de ETA de abandonar la vía armada de manera definitiva, por lo que hoy podemos decir que las condiciones marcadas por el Acuerdo de Gernika para caminar hacia la paz y la normalización política están camino de cumplirse.


Así, hoy podemos decir que el nuevo escenario político vasco está un poco más consolidado, que la sociedad vasca camina con paso más seguro hacia la paz definitiva y hacia la normalización política.


Por eso, lo importante ahora es la perspectiva que se abre ante la sociedad vasca. Los representantes políticos, sociales y, por supuesto, institucionales debemos realizar un ejercicio de responsabilidad para no perder la ocasión de sentar las bases definitivas para un escenario político en el que la violencia sea una pesadilla del pasado y el conjunto de la ciudadanía vea respetados sus derechos humanos y políticos.


El comunicado de ETA, la respuesta ofrecida a la demanda realizada desde el Acuerdo de Gernika, nos ratifica en el valor del trabajo que Eusko Alkartasuna, junto con otros agentes políticos, sociales y sindicales, ha realizado en los últimos meses y nos anima a mostrar nuestro compromiso para continuar con el mismo.


ETA ha cumplido con lo exigido en el Acuerdo de Gernika, que refleja la voluntad mayoritaria de la sociedad vasca. Como firmantes del Acuerdo de Gernika, instamos al Estado español a responder al nuevo tiempo político con medidas que contribuyan a afianzar el nuevo clima político. En este sentido, la sociedad vasca ha dado buena muestra del camino a tomar las dos últimas veces que ha salido a la calle de manera masiva para pedir respeto a los derechos de las personas presas, el pasado sábado, y el respeto a todos los derechos de todas las personas, el pasado 11 de octubre.


El Estado debe responder a la nueva situación con decisiones acordes a la misma y estas decisiones no pueden ni deben retrasarse más".