sábado, 22 de octubre de 2011

El fin irreversible de ETA va a dejar ver el conflicto político en toda su magnitud


La Ejecutiva Nacional de Eusko Alkartasuna da la bienvenida a una nueva etapa política en Euskal Herria. Una nueva etapa caracterizada por la ilusión, la esperanza y, sobre todo la política.

Es cierto que queda camino por recorrer, pero el que ETA dio a conocer ayer es el paso que inicia ese camino y como tal es preciso acogerlo, valorarlo y tenerlo en consideración.


Entramos en una nueva etapa no sólo política sino histórica para Euskal Herria y su ciudadanía, en la que es preciso actuar con responsabilidad y la altura de miras que este momento requiere. Todos tenemos claro que la resolución del conflicto violento ha dado un paso de gigante con el final de una de las violencias que ha causado años de sufrimiento en muchas familias.


Estamos convencidos de que el fin irreversible de ETA va a permitir que el conflicto político vasco se vea en toda su magnitud. Desde Eusko Alkartasuna siempre hemos denunciado que la actividad armada de ETA era el mayor obstáculo al que el independentismo tenía que hacer frente y superado este obstáculo, viene el momento de profundizar en la democracia, el momento de la política con mayúsculas.


Se han acabado las excusas para el inmovilismo de los estados. No hay razón ni para continuar con las políticas de represión en materia de derechos humanos ni con la cerrazón a afrontar un proceso político en el que la sociedad vasca decida su futuro.


En materia de derechos humanos, es urgente y necesario cumplir todas las medidas exigidas en el Acuerdo de Gernika. El incumplimiento de la legalidad penitenciaria no ha tenido sentido nunca, pero hoy en día es absolutamente inasumible la negación de derechos a los presos y presas vascas, así como el mantenimiento en prisión de dirigentes políticos.


En un día como hoy, es imposible no acordarse de las víctimas de todas las violencias que han generado dolor en Euskal Herria en las últimas décadas. Para ellas nuestro recuerdo. El fin del conflicto debe reconocer y reparar a las víctimas, debe cerrar heridas, siempre garantizando que no se abran otras nuevas. De lo contrario, será imposible mirar al futuro.


Nuestro recuerdo también para quienes dedicaron su lucha política a hacer posible este momento y hoy no están aquí para verlo.


Como dejaron claro los participantes en la Conferencia Internacional organizada por Lokarri y como hemos defendido siempre desde Eusko Alkartasuna sólo una solución política integral al conflicto político resolverá de manera definitiva el conflicto y nos puede llevar a una paz duradera y justa.


Es el momento de resolver definitivamente el conflicto político. Tenemos una oportunidad histórica para ello que no podemos dejar escapar. La sociedad vasca, cuyo protagonismo en todo el proceso de cambio político y social vasco hay que reconocer y poner de relieve, no va a permitir que dejemos escapar esta oportunidad.


La sociedad ha demostrado que quiere la paz y se ha implicado en el trabajo necesario para conseguirla, convirtiéndose en el motor que ha empujado a los agentes políticos, sindicales y sociales a empeñar todos sus esfuerzos en dicho objetivo.


Es preciso destacar que el proceso político que tiene el visto bueno mayoritario, muy mayoritario, de la sociedad vasca y que desde Eusko Alkartasuna defendemos, viene con el aval de estadistas de la talla de Tony Blair, expertos internacionales como Kofi Annan y el resto de personalidades que estuvieron en Donostia el lunes.


Es decir, el proceso político no es algo que se pida desde el independentismo para el independentismo. Es, simplemente, profundizar en la democracia para hacer a la sociedad vasca dueña de su futuro en una decisión que debe tomar sin vetos ni exclusiones.


Eusko Alkartasuna mira con optimismo al futuro, porque estamos seguros de que el horizonte de la resolución definitiva y justa al conflicto está más cerca, porque ayer se oficializó un paso necesario para ello. Ya lo hemos dicho, quedan otros muchos, y es preciso que quienes hasta ahora se han mantenido en el inmovilismo comiencen a darlos.


Ahora sí. Definitivamente, sí. La decisión del futuro de Euskal Herria está en manos de la sociedad vasca y de sus legítimos representantes, los partidos políticos.


Con la misma responsabilidad, seriedad y discreción con que Eusko Alkartasuna ha estado trabajando estos últimos años para conseguir llegar al actual momento de ilusión y esperanza para la sociedad vasca, vamos a seguir trabajando con esa misma responsabilidad seriedad y discreción para conseguir que la reconciliación pueda ser posible cuanto antes en Euskal Herria.