lunes, 27 de junio de 2005

OTA en Sopelana



Cristina Rendo Hernández/Bilbao
El Correo

Quiero mostrar mi total desacuerdo con el sistema de OTA implantado en Sopelana este año. No sólo por tener unos precios abusivos, sino porque es un paso atrás al dificultar el acceso a nuestras playas y poner trabas a la expansión turística del municipio. El afán recaudatorio del Ayuntamiento sólo obtendrá como consecuencia el descontento general y la disminución de visitantes y turistas, con la consiguiente repercusión en la economía del sector hostelero, especialmente. Por otro lado, me parece injusta la discriminación que se realiza sobre los veraneantes, que no pueden disponer de una tarjeta para aparcamiento como ocurre con los residentes. Veo asombroso, además, que esto ocurra en una zona donde muchas personas poseen una vivienda sin estar empadronadas en el municipio. Ellos representan una gran parte de la población y gracias a su contribución han propiciado el crecimiento experimentado por el pueblo en los últimos años. Los que estamos en dicha situación no podamos disponer de un sistema de pre-pago para estacionar nuestros vehículos con libertad durante los periodos en los que residimos allí. Esto no es así en otros municipios costeros con OTA, como en Bakio. Por el bien de todos, es necesario reconsiderar la implantación de este sistema.