sábado, 23 de julio de 2005

La ONU apoya el diálogo y la negociación para solucionar conflictos como el irlandés o el vasco


El titular de Justicia cree que el Gobierno del PSOE debe afrontar con "lucidez y audacia el nuevo momento" y que todos deben contribuir a que "no se malogre".
El consejero de Justicia, Trabajo y Seguridad Social, Joseba Azkarraga, ha reclamado en la sede de Naciones Unidades en Nueva York, que el conflicto vasco entre en la agenda europea e internacional porque considera que el concurso de los actores internacionales puede ayudar a llevar al proceso "a buen término" y, además, "arrastrar hacia su propia solución a otros conflictos existentes en el seno de la UE".

Azkarraga, que ha realizado estas manifestaciones en Nueva York, donde se encuentra de visita, ha iniciado su intervención afirmando que los conflictos que tienen lugar en el interior de la propia Unión Europea son una "asignatura pendiente" en el conjunto del concierto internacional.

Conflictos internacionales

"De hecho, en los conflictos continentales fuera de la UE, existen, y están perfectamente establecidos, mecanismos de actuación por parte de las Naciones Unidas (hablo de los Balcanes, las ex repúblicas soviéticas...). Pero, qué sucede cuando el conflicto surge en pleno corazón de la propia UE? En Irlanda. O en Euskadi", ha añadido. En este sentido, considera importante que un conflicto como el vasco entre en la agenda europea e internacional.

El consejero vasco ha denunciado que la voluntad de la sociedad vasca a favor de un cambio de marco político hacia cotas de mayor soberanía, "expresada en el Parlamento vasco" se intenta "anular a través de la soberanía española expresada en su Parlamento español".

"Antes que ETA"

Azkarraga indica que este problema existe antes del nacimiento de ETA, pero el poder del Estado "se ha venido resistiendo a reconocerlo porque de esa manera elude darle una solución".

El titular de Justicia afirma que hay que reconocer la naturaleza política del conflicto para aceptar que exige "una solución política".

El consejero vasco aseguró que los sucesivos Gobiernos central se han amparado en la existencia de ETA "para reducir el problema a la eliminación de esa violencia y de quien la ejerce" y para tratar de "confundir las reivindicaciones de los partidos nacionales vascos y no violentos, con el terrorismo" presentándoles "como cómplices" si no lo hacen.

El titular de Justicia ha asegurado que en la lucha contra el terrorismo se han acometida medidas "de dudoso cariz democrático" entre las que citó la Ley de Partidos, la política penitenciaria, o el cierre de dos medios de comunicación.

En su opinión, ETA, a quien cree que "se le acabado el tiempo", debe delegar en su brazo político para que negocie políticamente con el peso de los votos que le respaldan en una mesa de partidos.