miércoles, 19 de abril de 2006

El crecimiento de Uribe Kosta causa el aumento del autoempleo


La comarca de Uribe Kosta está en plena expansión urbanística y demográfica, lo que provoca la necesidad de abrir una serie de nuevos servicios para la población creciente. Esta zona «vive un proceso de crecimiento claro y por eso se abrirán algunos nichos de mercado que habrá que aprovechar, sobre todo en el sector de servicios», afirma Miren Dobaran, alcaldesa de Berango y responsable del área de Empleo y Formación de la Mancomunidad de servicios integrada por los municipios de Barrika, Berango, Gorliz, Lemoiz, Plentzia, Sopelana y Urduliz.

El Correo

Prueba de este crecimiento es que han aumentado los proyectos de autoempleo planteados en 2005 en el Behargintza de la zona, cuya sede está situada en la plaza de Urgitxeta, junto a la estación del Metro de Larrabasterra. «De 83 que se presentaron en 2004, se ha pasado a 100 en 2005», confirma Xabier Pérez, responsable técnico de este centro de empleo.

De ese centenar de ideas se han puesto en marcha una veintena de negocios, una proporción considerada como normal, porque muchos proyectos son esbozos planteados por personas que tienen escasa experiencia laboral en el sector al que se dirigen. «El perfil medio es el de personas menores de 35 años, con una formación consistente en estudios universitarios, generalmente», explica Pérez.

Mujeres emprendedores

Sobre el 60 por ciento de los proyectos corresponden a mujeres, muchas de ellas con una preparación universitaria. «Ocurre que no han conseguido la inserción laboral por cuenta ajena. Por eso, a partir del tercer año, el porcentaje de posibilidades de encontrar ocupabilidad se reduce, de manera que buscan trabajo por su cuenta», dice Pérez. Las estadísticas del INEM reflejan que es más complicado para las mujeres conseguir un puesto por cuenta ajena, pues el paro femenino es más elevado que el masculino.

De los 20 proyectos que vieron luz verde el año pasado, una docena correspondieron a hombres mayores de 35 años con mucha experiencia en el sector. En lo relativo a las ideas, se presentaron planes para abrir una casa rural, algunos locales de hostelería y también comercios, un taller de esquí y varios negocios relacionados con las actividades deportivas.

Entre los que se pusieron en marcha, el 95% correspondió al sector servicios. Se abrió un taller de metalistería, una explotación agrícola, un local para la construcción de pequeñas embarcaciones y un taller de carpintería, entre otros. Muchas de las propuestas se relacionaron con la apertura de guarderías o centros de geriatría. El elevado precio de las lonjas y de los terrenos, además de las exigencias legales en cuanto a personal, supusieron que estos planes resultaran inviables económicamente.

El Behargintza de la Mancomunidad estudia previamente la viabilidad de la idea de negocio de autoempleo para que resulte un plan sólido. Si puede prosperar, al promotor o promotores se les ofrece formación y consejos en gestión empresarial. Algunos proyectos perciben subvenciones y el seguimiento del centro de empleo incluso continúa con la puesta en marcha de tutorías complementarias y acciones de consolidación de la empresa.