domingo, 15 de octubre de 2006

Redensificación en Sopelana


La metrópoli de Bilbao ya tiene plan. Tras su publicación en el BOPV, el Plan Territorial Parcial del Bilbao Metropolitano (PTP) condicionará todas las intervenciones urbanísticas que los 35 municipios afectados desarrollen hasta el año 2020. Unas obligaciones consensuadas hasta donde ha sido posible por el departamento foral de Urbanismo, artífice del documento, que fue aprobado por Gobierno vasco y que fue presentado por la consejera de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio, Esther Larrañaga, y el diputado foral, Patxi Sierra-Sesumaga. Un plan que corrige deficiencias históricas, que tiene en cuenta la carencia de suelo y que da papeles nuevos a las cinco áreas en que se ha dividido la metrópoli. Dos ejemplos, Uribe Kosta, asume el rol de zona residencial, donde más viviendas se van a construir, mientras la zona del valle del Txorierri será la que más actividades económicas aglutine debido al espacio del que dispone, algo de lo que se carece en Bilbao, Ezkerraldea y la zona de Bajo Nervión.


Zonas residenciales Se construirán entre 68.000 y 88.000 pisos

Es el elemento que ha marcado la redacción del plan por las divergencias planteadas desde los municipios. Al final, se prevé construir entre 68.000 y 88.000 viviendas, de las que 48.000 ya tienen ubicación concreta. De las restantes, 15.000 se levantarán en nuevas urbanizaciones por definir y 24.000 son consecuencia de la redensificación, es decir, construir edificios de altura en lugar de chalés para así aprovechar más el suelo. Sopelana, Berango y Getxo son los municipios más afectados por la redensificación porque, según Sierra-Sesumaga, «tienen al lado un medio de transporte como el metro».

La malla verde El parque de Artxanda y la franja costera

Bajo la denominación de malla verde se incluye un sistema integrado de equipamientos de zonas verdes y áreas de esparcimiento que para la consejera «tienen una especial importancia». Larrañaga destacó entre todas las intervenciones el Parque Metropolitano de Artxanda y el Parque Lineal Costero de Uribe Kosta. La malla estará integradas por espacios libres urbanos, parques metropolitanos y vacíos naturalísticos a los que hay que añadir la red de bidegorris diseñada por el departamento foral de Obras Públicas.

No parece que construir chalets dentro de la malla costera y saltandose a la torera el criterio de redensificación sea lo más correcto. Los criterios del ayuntamiento nuevamente se salen del tiesto.