domingo, 15 de julio de 2007

EA acusa a Imaz de dar ´derecho de veto´ a ETA y ´faltar a la palabra´ sobre la celebración de una consulta


Critica ´la obsesión por seducir a España´ de Imaz para ´llevar a la práctica los acuerdos que puede obtener en Madrid con PSOE o PP´
El secretario de Organización de EA, Rafa Larreina, aseguró hoy que el planteamiento del presidente del EBB del PNV, Josu Jon Imaz, al afirmar que una consulta ciudadana es ´muy discutible, da derecho de veto a ETA´ y supone ´faltar a la palabra´ comprometida con los ciudadanos y el tripartito.

En este sentido, criticó ´la obsesión por seducir a España´ de Josu Jon Imaz, que justificó en su intento por ´llevar a la práctica, quizá, los acuerdos que él puede obtener en Madrid en sus conversaciones con el Partido Socialista o con el Partido Popular´.

Larreina señaló que, detrás de las reflexiones de Imaz, hay ´una especie de estrategia, de lanzar, en términos taurinos, una larga cambiada para despistar a la opinión pública e incumplir el acuerdo de Gobierno firmado por el tripartito´.

Recordó que en ese acuerdo se abogaba ´con total claridad´ porque la sociedad vasca pueda decidir en libertad su propio futuro y expresar su voluntad a lo largo de esta legislatura, por lo que consideró ´grave´ que ´se falte a la palabra comprometida con los electores en las elecciones y ante el propio Parlamento vasco´.

Asimismo, subrayó que el planteamiento de Imaz ´atenta contra los principios de la democracia´ porque ´da derecho de veto a ETA y un papel político que la sociedad vasca no le da, y derecho de veto a las fuerzas nacionales de ámbito español, que también nos da derecho de veto a que este pueblo pueda decidir su propio futuro´.

Subrayó que, precisamente, lo que no admite su partido es el derecho de veto y recordó que no se puede pedir que haya ´unanimidades´ porque la democracia ´se identifica con la pluralidad´.

´La democracia presupone la divesidad y que haya conflictos políticos que se resuelven a través de la búsqueda del consenso más amplio posible, para, después, someter esa cuestión al veredicto de la ciudadanía con su voto´, agregó.

Para Larreina, el planteamiento de Imaz condiciona la celebración de un referéndum ´a que haya una mayoría amplísima´, por lo que indicó que esto es ´negar el derecho de la sociedad vasca a decidir y una cierta negación de lo que es la democracia´.

En este contexto, dijo ver detrás de la reflexión de Josu Jon Imaz ´la opinión que siempre se ha impulsado desde el ámbito estatalista, sobre que hay decisiones que no se pueden tomar con el 51% de los votos´ y consideró ´una trampa´ que se pretenda ´imponer la voluntad del 49% al 51%´. ´Y si el 51% no es válido, el 49% lo es menos´, recalcó.

Asimismo, aseveró que la política defendida por Imaz es la de ´estos últimos 30 años, de que hay que acordarlo todo con el Estado´, y advirtió de que esta práctica lleva a que lo que se acuerde sea ´continuamente incumplido por el Estado´.

En este sentido, afirmó que el Estatuto de Autonomía que se aplica ´tiene muy poco que ver con el que aprobaron los ciudadanos porque se ha ido recortando a lo largo de estos 30 años´ y acusó a Imaz de ´perpetuar la política de no solución del conflicto político´.

Por ello, instó a abordar, ´de forma ineludible, este problema´, en lugar de respaldar ´la obsesión por seducir a España´ de Imaz, que justificó en su intento por ´llevar a la práctica, quizá, los acuerdos que él puede obtener en Madrid en sus conversaciones con el Partido Socialista o con el Partido Popular, pero dando la espalda a la realidad vasca´. ´Eso es inadmisible´, sentenció.

A su entender, es ´legítimo´ que el presidente del EBB quiera ´seducir a España y garantizar que Euskal Herria va a seguir formando parte del Estado español´, pero defendió el derecho del resto ´a trabajar por ser independientes en Europa´.