lunes, 24 de diciembre de 2007

Euskalherria, Euskadi, Euzkadi


Txetxu Aurrekoetxea
www.deia.com


Eran meses anteriores a la celebración del primer partido de la época moderna, de la Selección Vasca de Fútbol, cuando desde la Federación de Ikastolas de Bizkaia, surgió la idea de celebrar un partido internacional, con el fin de recaudar fondos para las ikastolas.

Paralelamente, Euskaltzaindia promotora de la campaña Bai Euskarari, igualmente pensó en celebrar otro partido de fútbol internacional, para lo cual se puso en contacto con la Asociación Sustraiak, entidad que se dedicaba a la organización de eventos deportivos, especialmente de deporte vasco. Su cabeza visible era Etxabe, quien posteriormente sería Director General de Deportes del Gobierno vasco.

Dada la coincidencia de las dos experiencias, con buen criterio de las partes, se decidió aunar ambas iniciativas y así se hizo, trabajando desde ese momento de manera unitaria.

Desde las ikastolas teníamos claro, que la selección a la que se confrontase la nuestra, sería Eire y así se inician los trabajos, para llevar a buen fin el evento.

No voy a recordar aquí, los inconvenientes federativos, que trajeron a mal vivir a Etxabe y sus colaboradores. Recuerdo todas estas cosas, por el revuelo que se está montando en la actualidad, en relación con el cambio de nombre de nuestra selección de fútbol y por ende entiendo yo, el del resto de selecciones vascas.

Con motivo del primer partido celebrado el día 16 de agosto de 1979, en La Catedral, por parte de las ikastolas se tenía desde un principio claro, que la selección se denominase Euskalherria. Sin embargo intromisiones políticas del momento y con argumentos sin mucho soporte, salvo el que la selección que se formó en la época de 1936, se denominó no sé si Euskadi o Euzkadi, tal y como en estos días se plantea por parte de algunos, se cuestionó esta denominación, indicando debería denominarse selección de Euzkadi, con z, como Sabino Policarpo de Arana y Goiri la inventó.

Desde las ikastolas y Euskaltzaindia difícilmente se podía admitir esta nomenclatura, por lo que se llegó, después de algunos dimes y diretes, al consenso de que la selección se denominase Euskadi, tal y como la Real Academia de la Lengua Vasca, tenía y tiene dispuesto.

No acabaron aquí las cosas, ya que a continuación hubo de tratarse el tema del himno a interpretar al inicio del partido. Con este asunto también hubo algún problema, pero como todavía en aquella fecha el Parlamento vasco no había legislado al efecto, es decir, no se disponía de himno, que representase a nuestro País.

Uno de los problemas era la exigencia o costumbre (no recuerdo bien este extremo) de que al comienzo de los partidos internacionales se interpretasen los himnos de los países contendientes, así como el del país de origen del árbitro.

Teniendo en cuenta que la Federación Española de Fútbol obligaba a que fuese español el que dirigiese el encuentro, había que haber interpretado el chunda ta chunda, dado que fue Sánchez Armiño, el refere, por lo que el lío, lo teníamos organizado. Pasaron los días y se llegó al acuerdo de interpretar el himno vasco y que este fuera el Gernikako Arbola.

Llega el momento del inicio del partido, la Banda de Música en el césped, cuando por la megafonía del campo se nos informa de que el gobernador civil prohibía la interpretación del himno vasco.

La reacción del público no se hizo esperar, con una gran pitada, y la de Carlos Garaikoetxea, que junto a Satrustegi, como representante de Euskaltzaindia y Aurrekoetxea, que lo hacía por parte de las ikastolas, presidía el partido, abandonó el Palco de autoridades.

En relación con este grave problema de la denominación de nuestro país, más adelante en el tiempo, volvieron a plantearse y recrudecerse, más si cabe todavía, a la hora de la redacción del Estatuto de Gernika, dedicando muchas horas los negociadores, que no se ponían de acuerdo con la denominación, con z o con s.

La Ley Orgánica 3/1979 de 18 de diciembre, por la que se aprueba el Estatuto de Gernika, y supongo que con el fin de contentar a casi todo el mundo, en su articulo primero, dice:

"El Pueblo Vasco o Euskal-Herria, como expresión de su nacionalidad (...) se constituye en Comunidad Autónoma (...) bajo la denominación de Euskadi o País Vasco (...)".

Desde ese momento, salvo algún recalcitrante, con carácter mayoritario se viene utilizando, la denominación de la Comunidad Autónoma del País Vasco, con la grafía establecida por Euskaltzaindia.

Parece sin embargo, que en algún caso vamos en retroceso, volviendo a las andadas, ya que solamente, si estudiamos el borrador de la ponencia de EAJ-PNV de su última Asamblea, se puede observar, que se utiliza Euzkadi con z, de manera mayoritaria, del orden de 70 veces, Euskadi, con s, cuatro o cinco y Euskalherria, dos o tres veces.

Espero que el corrector ortográfico Xuxen nos solucione estos problemas.

3 comentarios:

Rubín de Cendoya dijo...

Bonito cartel, lástima que no se corresponda con el texto ni con lo que nos cuenta.

Koldo dijo...

El origen del debate euskal-herria o euskadi a surgido a raiz de la nueva denominación de la selección de futbol de euskadi/euskalherria.
Algo si tiene que ver.

Deia dijo...

Gora Euskal Herriko Selekzioa, katxiporreta!
Pirritx eta Porrotx Pailazo Taldea Bilbao

Datorren abenduaren 29an Euskal Herria - Katalunia futbol partida jokatuko da San Mamesen. ESAITek egun osoko jaialdia antolatu du Bilbon, festa eta aldarrikapena uztartuz. Gu, Pirritx eta Porrotx Pailazo Taldea, hantxe izango gara, saio xume bat eskaintzeko.
Kirola maite dugu, jolasa delako, dibertigarria eta osasuntsua delako; taldean bada, hobe. Kirolak aukera ematen du lagun berriak egiteko, eta ez gertukoak bakarrik: mundu mailan kirol jardunaldi asko egiten da urtean zehar. Lau urtean behin, olinpiadak ospatzen dira. Sekulako inbidia sentitzen dugu telebistari begira. Inbidia eta tristura, Euskal Herriak ezin duelako parte hartu. Gustura joango ginateke, beste nazioetako kirolariak ezagutzera eta haien lagun egitera. A ze kolore eta hizkuntza festa! Eta gu, han, denekin nahasian, irrintzika, ikurrina astinduz, txaranga, trikitilari eta guzti!
Guk, partiden eta norgehiagoken aurretik, gure lehiakide izango direnei eskua eman nahi diegu, haiekin batera argazkia atera. Eta kiroltasunez jokatu ostean, irabazi ala galdu, gure emanaldietan egiten dugun bezala, oholtzatik jaitsi eta guztiak besarkatu eta elkarri muxu eman. Gehienetan, besteari zorionak ematea tokatuko zaigu, herri txikia baikara; baina, tarteka, ezustekoren bat emateko gai gara.
Olinpiadetan eta txapelketatan ahalik eta nazio gehienek parte hartzea nahi dugu, horrek dominak lortzeko aukerak gutxitzen dituen arren. Urrezko dominarik baliotsuena elkarren lagun egitea da. Katalunia, Txetxenia, Korsika, Kurdistan, Quebec, Palestina, Tibet, Mendebaldeko Sahara, Eskozia, Euskal Herria… Zergatik ez?
Amona Josefinak dio badaudela ez eta ez esateko jaio diren, agintari handi-mandiak, dominak lagunak baino nahiago dituztenak.
Gu, ordea, txikiak gara, baina ez eskasak, eta ametsa egia bihurtzea lortuko dugu. Nola?
Bihotza, burua, eskuak! Sentitu, pentsatu, ekin! Denok elkarrekin!
Hori da euskaldunon sekretua.
Nazio bat, selekzio bat. Gora Euskal Herria, katxiporreta!