domingo, 23 de marzo de 2008

EA no aceptará la "flexibilidad" para cerrar con el Estado "un acuerdo a la baja"


El secretario general de EA, Joseba Azkarraga, advirtió hoy de que dirá "no" a utilizar la "flexibilidad" para cerrar un "acuerdo a la baja" con el Estado. A esta reflexión, se unió la del presidente del partido, Unai Ziarreta, quien acusó a PNV y EB de "abandonar" los compromisos de la 'hoja de ruta' establecida por el lehendakari, Juan José Ibarretxe, "por permanecer anclados a los resortes del poder".

Europa Press Bilbao

Estas manifestaciones fueron realizadas por los dirigentes de EA en Gernika, donde celebraron el Aberri Eguna y reiteraron su compromiso con la defensa del derecho a decidir y con el objetivo de lograr una Euskadi independiente.

Azkarraga afirmó que, con el objetivo de avanzar en el derecho a decidir del pueblo vasco, se ha "tendido una mano" al Gobierno central para alcanzar un acuerdo y señaló que continuará "tendida", pero "no hasta siempre, hasta el plazo previsto". En este sentido, manifestó la disposición de EA a ser flexibles en los plazos, pero no en que se utilice para cerrar, al final, "un acuerdo a la baja".

"Flexibilidad en los plazos si hay posibilidad de acuerdo, sí vale, flexibilidad en los plazos, pero si se quiere utilizar esa flexibilidad para reducir el ámbito del acuerdo, diremos que no, porque cualquier acuerdo que se consiga en estos momentos a la baja, sin duda hipotecará una próxima generación de vascos", aseguró.

Azkarraga preguntó a quienes "desprecian esa mano tendida", qué partido pretenden que jueguen los vascos "cuando nos obligan siempre a jugarlo en campo contrario, cuando el arbitro siempre lo nombra el equipo anfitrión, el equipo español, y cuando la pelota, cuando nos toca jugar a nosotros, nos la cambian y nos la dan pinchada". En estas circunstancias, afirmó que "no hay igualdad de condiciones para jugar ningún partido".

El dirigente de EA indicó que lo que esperan es "una respuesta política" y no "amenazas, ni imposiciones". "Somos un pueblo que no quiere más imposiciones, ni de himnos, ni de mástiles, ni de banderas, ni de delegaciones que no son las nuestras, ni ilegalizaciones", afirmó Azkarraga quien defendió un "nacionalismo sin complejos"

Por su parte, Ziarreta recordó el compromiso "firme" adquirido hace meses por los partidos del Gobierno vasco "con el anclaje jurídico y legal" y para hacer una "oferta de acuerdo al Estado español" y "dar la palabra a la ciudadanía vasca".

En este sentido, Unai Ziarreta, manifestó su perplejidad al ver como PNV y EB van "abandonando" los compromisos adquiridos en torno a la 'hoja de ruta' establecida por "permanecer anclados a los resortes del poder". "Vemos con preocupación cómo se va debilitando la fortaleza en la defensa de la 'hoja de ruta' del Gobierno vasco, pero nosotros somos así",

Ziarreta, que expresó la "lealtad" de EA a esos compromisos, afirmó que aceptarán la voluntad de la sociedad vasca "sea cual sea" y discrepó de las manifestaciones del líder del PSE, Patxi López, que asegura que el derecho a convivencia está "por encima" del derecho a decidir. "El derecho a decidir es el primero, porque si no puedo decidir con quien quiero convivir, ya no es convivencia, eso es imposición", agregó.

El líder de EA afirmó que la sociedad vasca, por lo tanto, tiene "retos fundamentales" como son el de hacer frente al "cepillado que van a intentan hacer los socialistas de las aspiraciones de autogobierno". Junto a este reto, destacó el de afrontar la crisis económica y la necesidad de mayores demandas de servicios sociales. Para ello, apostó por impulsar un gran pacto social entre los partidos abertzales del Gobierno y de los sindicatos nacionalistas. "Hay que hilar construcción social y construcción nacional", afirmó.

En sus intervenciones, los dirigentes de EA recordaron la lucha que EA y sus gentes han dado a lo largo de su historia por "una Euskadi independiente de siete territorios", un objetivo, que, según manifestaron, sigue vigente.

Azkarraga indicó que el autogobierno de los últimos 30 años ha servido para "hacer avanzar este pueblo", pero señaló que la "situación ha llegado a tal punto que ese marco jurídico político ya no nos vale".

El secretario general de EA indicó que el objetivo es avanzar hacia una "Euskal Herria soberana en Europa, más libre, más justa y más social" siempre que la "sociedad vasca" y lograr ser "una estrella más en la bandera" de la Unión Europea.

"No hablamos del derecho de decisión por ensoñaciones románticas del pasado, que no lo hacemos por razones históricas o de identidad, o de voluntad política, que también, lo hacemos fundamentalmente para poder seguir garantizando la calidad de vida de nuestros ciudadanos, el desarrollo económico, el empleo, el empleo de calidad, la igualdad real entre hombres y mujeres, la cohesión social, las prestaciones sociales, un salario mínimo digno y lo hacemos también para conseguir una inmigración integrada en el país", señaló.

Azkarraga indicó que estos objetivos tienen dificultades para conseguirse con el actual marco jurídico político, en el que, según apuntó, se siguen sin transferir competencias que les impiden realizar la gestión que, de otra manera, llevarían a cabo. "Todo esto es el coste de la no Euskadi, el coste de la no independencia"

ELECCIONES

En sus intervenciones, tanto Ziarreta como Azkarraga reconocieron que las pasadas elecciones generales han sido "complicadas" para EA y también para otros partidos abertzales. A pesar de que, según indicaron, se han "empeñado a fondo", los resultados han sido "malos".

Por ello, indicaron que desde EA se está haciendo una reflexión sobre las causas, entre las que citaron, la polarización de los dos grandes partidos, PP y PSOE, el "miedo" al PP, o el "grano de arena" puesto por ETA, con el asesinato del ex edil socialista, Isaías Carrasco, para "distorsionar los resultados".

No obstante, señalaron que no hay que quedar "sólo en estas causas" sino que hay que sacar conclusiones y "actuar en consecuencia". En este sentido, según indicó Azkarraga, deberán analizar si la forma de transmitir los mensajes es "acertada o no". Por su parte, Ziarreta apuntó la necesidad de saber llegar a los jóvenes que "no viven el abertzalismo como sus padres".

Sin embargo, Azkarraga indicó que "los giros espectaculares" en las estrategias política "nunca son los más aconsejables". Los dirigentes de EA se mostraron convencidos de que el proyecto de EA saldrá "fortalecido" si mantiene firmes sus compromisos y aseguraron que los resultados en las elecciones autonómicas serán "diferentes".

Por otra parte, ambos manifestaron su profundo rechazo a quienes recurren a la violencia y señalaron que ETA se ha convertido en el "principal enemigo de la causa nacional vasca" y aseguró que no pueden expresar "su supuesto cariño al pueblo vasco con coches bomba".

"No se puede construir un país libre sobre el dolor, el sufrimiento y la sangre de quienes opinan diferente", indicó Azkarraga, quien, por otra parte, mostró su "hartazgo" hacia Batasuna por su actitud de "mirar hacia otro lado" ante las acciones de ETA.

Ziarreta añadió, por su parte, que no va ser posible el bienestar y la independencia desde el "fanatismo". En este sentido, aseguró que la estrategia violenta de ETA y el "callar" de la izquierda abertzale es lo que "puede posibilitar un parón en el autogobierno vasco y traer lustros de parálisis en el autogobierno vasco".

El presidente de EA, que denunció tres ataques en un mes al alkartetxe de Usurbil, indicó que la izquierda radical abertzale es el "principal obstáculo para que no podamos colaborar las distintas ramas del nacionalismo vasco". "Violencia e independencia son incompatibles", agregó.