martes, 27 de mayo de 2008

PATXI LOPEZ Y LA MAQUINA DE IMPEDIR


Muy activo y envalentonado se lo ve en estos días al líder de los socialistas vascos, Patxi López. En este sentido, mucho protagonismo en los medios de prensa tiene López en Euskadi y sobre todo en España. Estos encuentros con la prensa, le han permitido presentar su “hoja de ruta alternativa”, para resolver el conflicto vasco, si bien para él, el único problema de los vascos es ETA, la cuál, según sus propios dichos, se encuentra en estado terminal. Debemos dar crédito de que así será, ya que esta información es de primera mano, puesto que son los socialistas los que se han reunido últimamente con ETA, o como les gusta decir a ellos y Garzón, con su brazo político Batasuna.

Afirma Patxi López que el límite de auto gobierno se encuentra fijado en el Estatuto de Gernika y la Constitución del Estado español, como así también, que no hay que llorar por la falta de unas transferencias. Poco ha hecho López y sus compañeros de partido tanto en Euskadi, como en España por el autogobierno, y por lograr cumplimentar las transferencias estipuladas en el Estatuto de Gernika. En definitiva, sólo se ha dedicado a poner piedras en el camino y realizar discursos apocalípticos sobre el destino de Euskadi, si se consulta a los ciudadanos y ciudadanas. Además, le recuerdo al señor López que los socialistas o socialdemócratas en el mundo, somos esencialmente “reformistas”, con lo cual, defender la rigidez de un Estatuto, y una Constitución, lo coloca en los presupuestos del Partido Popular, o al menos, muy alejado del pensamiento de los fundadores del PSOE y de la Segunda Internacional.

No le queda bien, su actitud arrogante y burlona, ante la posibilidad de que se consulte a los ciudadanos, al preguntarse ¿dónde se realizarán las consultas, en los batzokis?, ¿Cuál será el censo? e intentar ridiculizar el posible contenido de las preguntas. Esta resulta una postura despreciativa hacia los ciudadanos y ciudadanas vascas, los cuales, tienen derecho a vivir con mayor bienestar y en un marco de paz y normalización política. Además, son estos ciudadanos y ciudadanas los que valoran la urgente necesidad que se instrumente una mesa de diálogo entre los partidos políticos, y que lo resulto en la misma, sea refrendado por el voto de todos y todas.

Va muy rápido Patxí López, tal vez, mal aconsejado por sus asesores políticos y de imagen, puesto que a esta legislatura le queda un año de gestión, y él ya a anunciado su candidatura a Lehendakari, presentado su hoja de ruta, las políticas que desarrollará desde el gobierno para “pacificar” Euskadi, y una convocatoria a los partidos políticos vascos. Yo le recordaría que el Estatuto que él tanto defiende, establece que para ser Lehendakari, hay que ganar unas elecciones, que aún no se han desarrollado, y ser investido por un Parlamento, a no ser que como todos los actuales socialistas españoles, reniegue del republicanismo, acepte la monarquía, y pretenda ser invertido directamente por el Rey Juan Carlos de España.

Prof. César Arrondo
Universidad Nacional de La Plata/Argentina

1 comentario:

Patxi Paredes dijo...

Hace ya algunos años tuvimos entre nosotros a Patxi Paredes articifice de la democracia organica que consistía en que unos pocos decidían por todos.
Tras 40 años de democracia orgánica y 30 de elecciones la misma elite que parió y rentabilizó la transición de la España lampedusiana, donde siempre cambia algo para que lo fundamental siga igual, ha recuperado a Patxi.
Patxi quiere ser lendakari e inundar las paredes de centros oficiales con su foto y cumplir el estatuto. No son alquimistas de la política, sino transformistas, trileros y ventrílocuos.
Y es que el poder no atiende a ideologías, él es la ideología final, el poder.
Mucha suerte Patxi, o como dicen ahora mucha mierda.