martes, 24 de junio de 2008

«La consulta es la única forma de salir de un bloqueo infinito»


Propone impulsar la movilización social como respuesta a una hipotética suspensión judicial del plebiscito

24.06.2008 - MANU RUEDA| VITORIA
m.rueda@diario-elcorreo.com

El presidente de EA, Unai Ziarreta, defiende con vehemencia la consulta. Acompaña sus respuestas de tal retahíla de datos que, en ocasiones, da la sensación de ser él el lehendakari. Muchas de esas cifras las empleará en el debate del viernes en el Parlamento. En su opinión, el plebiscito es demandado mayoritariamente por la sociedad. «Estamos en una transición política inacabada a la que hay que dar respuesta», sostiene.
-¿Por qué va a votar EA el viernes a favor de la consulta?
-Porque es la única manera que nosotros vemos para salir de una situación de bloqueo infinito al que nos somete el Gobierno central sea del signo que sea. En 2004 los partidos vascos llegamos a un acuerdo en el Parlamento para la propuesta de Nuevo Estatuto, y en Madrid se nos cerró esa puerta. Por eso me causa perplejidad cuando dicen, por ejemplo socialistas y miembros de la izquierda abertzale, que primero tenemos que llegar a un acuerdo entre los partidos vascos. El marco estatutario está agotado.
-¿No cree que contribuye a generar una mayor división en la sociedad?
-Jamás puede contribuir quien quiere consultar. Esos planteamientos son trampas dialécticas que utilizan hábilmente Ramón Jáuregui y Patxi López. ¿El que quiere preguntar divide y el que se opone une? Quien divide es quien quiere hacer prevalecer su posición dominante para ni siquiera entrar a dialogar. Hay que poner sobre la mesa la posición contradictoria y aberrante del PSOE, porque es capaz de hablar con ETA sobre cuestiones fundamentales para el desarrollo de nuestro pueblo, mientras que se niega a que se conozca, mediante la democracia directa, lo que piensa la ciudadanía. Se niega, incluso, a reunirse con los legítimos representantes institucionales de la CAV.
-¿Cree que la consulta es una demanda mayoritaria de la ciudadanía?
-Es una demanda mayoritaria de la sociedad. Estamos en una transición política inacabada a la que hay que dar respuesta.
-¿En qué escenario nos encontraríamos si el Parlamento rechaza la consulta?
-En un escenario complejo de gestionar. El proyecto de ley supone un paso necesario sobre el cual se sustenta una de las patas fundamentales de la gestión del Gobierno tripartito en los tres últimos años. Siempre hay un interés en establecer como opciones enfrentadas el preocuparse de la Euskadi real y la más política, cuando se trata de cuestiones complementarias. Sería un revés importante. En cualquier caso, hay retos importantes por gestionar y abogaríamos por concluir la legislatura.
-¿Qué respuesta propugnan ante un hipotético recurso ante el Tribunal Constitucional?
-Hay muchas alternativas. Si el Constitucional interviene, estudiaríamos el recurso vía judicial, podríamos acudir a instancias internacionales o responder con la movilización social. En cualquier caso, sería atacar una decisión soberana del Parlamento vasco.
-¿Cabe la posibilidad de que la consulta desemboque finalmente en una gran coalición de cara a las próximas elecciones autonómicas?
-Eso es correr demasiado, pero los partidos estamos para presentarnos en solitario. En cualquier caso, habrá que estudiar las circunstancias en cada momento.
-¿Cree que detrás de la consulta se esconde algún interés por reeditar la política de enfrentamiento de bloques de cara a las elecciones?
-Se están produciendo movimientos entre PP y PSE que ya están funcionando en la práctica en el Parlamento como un bloque constitucionalista. También lo hemos visto en las Juntas Generales de Álava y en Navarra. A efectos políticos, el PSE es una sucursal del PSOE y hace lo que dictan en Madrid. Eso lo hemos visto claro en Navarra. Si el candidato del PSE o el del PP tienen alguna opción de lograr el asiento de Ajuria Enea, se van a apoyar mutuamente. Y la sociedad lo tiene que percibir así. Dicen lo mismo usando palabras diferentes. El modelo de nación es idéntico: no es un Estado plurinacional, sino que sólo existe la nación española.
-¿Qué recorrido tiene la consulta?
-Con la consulta se abre una puerta. No se acaba el 27 de junio ni el 25 de octubre, es un camino que vamos a tener que recorrer entre todos y tendremos que colaborar los que creemos en un futuro para Euskal Herria reunificada e independiente. El PSE sólo entiende el concepto de nación aplicado a este pueblo desde una perspectiva folclórica. Hace 30 años ellos también defendían el derecho de autodeterminación.