viernes, 27 de junio de 2008

"cómo va a ser ilegal pedir la opinión de la ciudadanía"


En su turno de intervención en el debate de la Ley de Consulta, Ziarreta se preguntó "cómo va a ser ilegal pedir la opinión de la ciudadanía, cómo va a ser inconstitucional activar un instrumento de primer orden de democracia directa como es una consulta jurídicamente no vinculante, cómo va a ser inconstitucional algo que la Constitución ampara y recoge expresamente en estatutos que se han reformado con posterioridad al nuestro".

Para EA, dijo, la "única salida es la consulta", que, según precisó, "no plantea la separación, ni la segregación del Estado español, ni la independencia y no tiene efectos jurídicos vinculantes, pero sí un efecto político enorme".

Ziarreta afirmó que la consulta es "una puerta que entre todos vamos a abrir, un camino que tenemos que recorrer y un primer paso al que le van a seguir otros pasos". "Y ése -subrayó- es el miedo real que tienen socialistas y populares, que tendrán que explicar a la sociedad vasca por qué tienen miedo a la democracia y a que se conozca la opinión de la gente y, sobre todo, tendrán que explicarle a los hombres y mujeres de aquí porque no tienen derecho a opinar en cuestiones fundamentales".

El dirigente abertzale insistió en que la consulta es "un camino que vamos a tener que recorrer todas las formaciones políticas, sociales y sindicales que creemos que en una Euskal Herria reunificada e independiente, en un Estado, en una república vasca en Europa". "Esta es la puerta que se abre, éste es el primer paso y nuestras aspiraciones son absolutamente legítimas. Nosotros nos comprometemos a asumir el resultado de lo que salga de esas conversaciones, *Y ustedes? esa es la gran pregunta", dijo refiriéndose a PP y PSE.

Ante la crítica de que la propuesta del lehendakari divide a la sociedad, el dirigente de EA se preguntó "cómo va a dividir quien ofrece acuerdo y diálogo y quien quiere conocer la opinión de la ciudadanía vasca". A su juicio, divide "quien se niega permanentemente a hablar, quien ni siquiera se quiere sentar en una mesa para negociar, quien se vale de su posición preeminente para mantener las cosas como están, quien desde ya dice que no va a respetar la voluntad de la sociedad vasca y quien, incluso, amenaza con suspender la autonomía si llevamos adelante un instrumento plenamente legal y democrático como es la consulta".

El dirigente de EA dijo que su partido va a votar que sí al proyecto de ley de consulta "porque es la única manera para salir de la situación de bloqueo a la cual nos somete el Gobierno de Madrid". En su opinión, conocer la opinión de la ciudadanía es "la mejor manera para salir de la situación de veto infinito a la que nos quiere someter quien no quiere hablar, quien no quiere negociar y quien sabe, además, que el tiempo corre a su favor".

En ese sentido, Ziarreta afirmó que socialistas y populares saben que mientras nada cambie en Euskadi "se va consolidando su modelo de nación española única que comparten en cuando al esquema y los principios", con la única excepción de que "mientras el PP defiende esos principios y ese modelo todavía desde la caverna, los socialistas expertamente asesorados defienden exactamente lo mismo pero con una sonrisa y con el buen talante que hizo famoso a Rodríguez Zapatero".

Aseguró que para EA, la consulta "es la vía para empezar a cerrar un capítulo inconcluso que es la transición inacabada". "Hoy tenemos una Constitución que no fue capaz de dar una respuesta adecuada a las legítimas aspiraciones que como pueblo planteábamos, y socialistas y populares tampoco han querido explorar la vía de la actualización de los derechos históricos", criticó.

ESTATUTO DE GERNIKA

Tras advertir de que el Estatuto de Gernika "no es un fin en sí mismo", Ziarreta dijo que, "aunque ha servido para mucho", a día de hoy está "agotado y laminado y lo han laminado los sucesivos gobiernos que se han dado en Madrid".

Por otro parte, Ziarreta advirtió de que "también se ha agotado la posibilidad de lograr un acuerdo de mínimos con el Gobierno de Madrid". "Lo hemos intentado como pueblo, por activa y por pasiva, pero los socialistas sólo respetan las mayorías si ellos están dentro", criticó.

Tras la tregua y las conversaciones del Gobierno central con ETA y Batasuna, Ziarreta remarcó que EA se ha comportado "con absoluta lealtad, manteniéndonos al margen, porque esperábamos y deseábamos que de ahí saliera algo positivo para este pueblo, lo creíamos de verdad".

Por ello, explicó, "cuando Batasuna o la izquierda abertzale y socialistas hablan de que tenemos que llegar a un acuerdo primero entre los partidos vascos y luego ir con eso a Madrid, me hubiese gustado que en las conversaciones de Loiola se hubiesen acordado del resto de partidos que no estábamos allí". "Pero lo aceptamos con normalidad, porque queríamos de que ahí saliera algo, pero esa vía se cerró", lamentó

En ese sentido, dijo que, "una vez cerrada esa vía, es el Gobierno tripartito quien asume el liderazgo que le da la sociedad para intentar ofrecer nuevamente un acuerdo al Gobierno de Madrid, puerta que nuevamente nos la cierra Rodríguez Zapatero en la reunión que tiene con Ibarretxe el 20 de mayo".

Por todo ello, Ziarreta insistió en que "ante la situación de bloqueo y de veto infinito, la única manera de salir de esa situación es dar la palabra a la ciudadanía vasca y que sea la sociedad vasca la que fije los criterios y principios en torno a los cuales no tenemos que mover los partidos políticos".