sábado, 17 de enero de 2009

Compromiso con todos los derechos humanos


El secretario de Organización de EA, Rafael Larreina, tuvo que exprimirse ayer para explicar la disparidad de criterios que mantiene su partido en sus relaciones con ANV en los ayuntamientos. Especialmente, el hecho de que hoy vaya a propiciar el relevo del alcalde aneuvista de Azpeitia por no condenar los asesinatos de ETA, mientras ha cedido al partido sucesor de Batasuna la alcaldía de Busturia, en cumplimiento del acuerdo que ambos partidos suscribieron al arrebatarle el cargo al PNV en julio de 2007. Las dificultades de EA se han visto acrecentadas con el artículo publicado por siete de sus concejales en Guipúzcoa, en el que critican que algunos de sus compañeros de partido comparan gobierno municipal con "quien justifica la violencia".

Mientras tanto, ante la carta de los cargos de EA, Larreina señaló que "no hay que ver cosas raras", justificando la disparidad de actuación entre Busturia y Azpeitia en que en los municipios se llevan "dinámicas muy propias". El dirigente de EA, en una entrevista en Radio Euskadi, achacó lo sucedido a los acuerdos suscritos hace dos años con ANV por cargos electos "en el ámbito local" y "sin conocimiento" de la dirección del partido. Aun así, y refiriéndose al caso de la cesión de la alcaldía de Busturia, como se pactó con ANV, respaldó que se cumpla "la palabra" dada.

Sin embargo, este criterio no es compartido por los siete concejales guipuzcoanos de EA firmantes del artículo titulado No en nuestro nombre, que consideran "a todas luces inaceptable y totalmente reprobable" que su partido gobierne con EA en varios ayuntamientos. Su publicación se produce en vísperas de la votación en Azpeitia de la moción de censura para desalojar a ANV de la alcaldía por no haber condenado el asesinato del empresario Inazio Uria a manos de ETA. Lo suscriben, entre otros, el alcalde de Zarautz, Jon Urien; la concejal de San Sebastián Jaione Arratibel y el concejal de Oiartzun Martin Baramendi, todos ellos alineados en el sector crítico, mayoritario en Guipúzcoa.

Los firmantes consideran "legítima" la representatividad obtenida por ANV en los municipios donde logró presentarse, pero subrayan que "otra cosa muy distinta es compartir gobierno con quien no respeta los derechos fundamentales de sus vecinos". Larreina señaló que los acuerdos de sus cargos locales con ANV se hicieron sobre la base del "compromiso con todos los derechos humanos". Cuando falla ese compromiso, como en Azpeitia, es cuando se toman decisiones, agregó, indicando tácitamente que EA no va a romper por el momento los pactos de gobierno que mantiene en otras localidades con ANV.

En este sentido, el dirigente de EA manifestó que su partido no va a ser "ningún obstáculo" para que prospere hoy la moción de censura contra el alcalde de Azpeitia.