miércoles, 27 de mayo de 2009

EA impulsará un movimiento popular con el derecho de autodeterminación como eje


El 'principio democrático' se convierte en la herramienta jurídica para avanzar hacia la independencia.

EA va a impulsar un "movimiento popular democrático, sin partidismos ni estrecheces de miras" para avanzar en una línea "nítidamente soberanista del derecho a decidir, que tome como eje estratégico el derecho de autodeterminación", con la finalidad de lograr "el objetivo estratégico de EA": un estado vasco republicano independiente en el marco de la Unión Europea.

Para EA, este objetivo conecta con la mayoría social abertzale, que demanda una "acumulación de fuerzas entre partidos, agentes y movimientos sociales" a fin de promover el "proceso soberanista de Euskal Herria".

Esta prioridad forma parte de la ponencia política aprobada por la dirección nacional y que será presentada en el congreso extraordinario que se celebrará en junio en Gasteiz para su aprobación.

El documento de estrategia política al que ha tenido acceso este diario abre el cauce para la convergencia independentista con partidos y agentes sociales enclavados en el ámbito del soberanismo. Es decir, el famoso 'polo soberanista' que fue la razón esgrimida por EA para desmarcarse del PNV y explorar el acercamiento a la izquierda abertzale.

La formación abertzale cree que la anulación de la Ley de Consulta ilustra la política de Estado que propugnan PSOE y PP por "eliminar todo avance real en el autogobierno". EA se refiere al "muro" levantado contra el reconocimiento de la soberanía del pueblo vasco y propone su demolición mediante "la confluencia de todas las fuerzas políticas y sociales comprometidas con la libertad de nuestro pueblo".

La ponencia se remite a lo aprobado en el tercer y cuarto congresos del partido para anclar esta línea estratégica con la trayectoria histórica del partido, favorable a "propiciar la unidad de acción del nacionalismo progresista y de izquierdas".

El documento reconoce la "deba-cle" electoral de EA en las pasadas autonómicas, comicios que han propiciado una "mayoría artificial" entre PSE y PP mediante un acuerdo que "deslegitima toda la gestión anterior, primero, y anticipa después toda una serie de medidas en el ámbito relativo a nuestra identidad como pueblo, lingüístico, cultural y educativo, fundamentalmente, con un claro afán de contrarreforma frente a las políticas desarrolladas por el nacionalismo en los últimos treinta años".

El documento no entra a analizar las causas del desastre electoral, pero sí reconoce que la presencia de Ibarretxe como cabeza de lista "supuso una dificultad importante para un mejor resultado de nuestra propuesta electoral".

"Superar" el marco Bajo el epígrafe Autogobierno, soberanía y normalización política, la ponencia expone la estrategia política del partido para los próximos años. El texto reafirma el diagnóstico de EA de que el actual marco vigente del Estatuto de Gernika está agotado. "Además de la sequía transferencial debemos denunciar la erosión y vulneración de repartos competenciales en el ámbito europeo", denuncia la ponencia, para reconocer que la situación es "insostenible", un "castigo político a la sociedad vasca" que da razones "adicionales" a la decisión política de EA de "superar el marco vigente".

EA exige la "desaparición" de ETA pero considera que para la pacificación de la convivencia en Euskal Herria hay que eliminar "las causas generadoras de conflictos en el seno de la sociedad vasca, construyendo la paz sobre la justicia". En cualquier caso, defienden la apertura de un nuevo proceso de pacificación "que culmine con la desaparición" de la organización armada, ya que "confiar la solución a las medidas policiales y judiciales es un error". Eso sí, separando la mesa 'militar' de la mesa política, que correspondería exclusivamente a los partidos políticos.

El documento esboza siquiera superficialmente un proyecto sociopolítico para una Euskal Herria "libre e independiente" en la que las instituciones nacionales vascas (Entidad de Crédito Nacional, Hacienda General Vasca, Régimen Público de la Seguridad Social Vasca) "ordenen y planifiquen la economía en un modelo de economía de mercado organizada, equilibrada con el respeto a la propiedad privada y la libertad de empresa en beneficio de su ciudadanía".

"Principio democrático" La percha político-jurídica sobre la que EA pretende edificar la senda soberanista y, en última instancia, independentista se llama "principio democrático" un concepto que "no requiere la preexistencia de una nación ni su reconocimiento. Basta la decisión democrática".

Se trata de un principio "popularizado a partir del dictamen de la Corte Supremo de Canadá" tras el intento de Quebec por alcanzar la independencia. Además, según EA esta fórmula sortea las dos principales dificultades del derecho de autodeterminación para su aceptación a cargo de los estados y la comunidad internacional: "la negación de la condición de Pueblo y su falta de reconocimiento expreso en los textos legales políticos".

En el documento no faltan críticas al PNV, principalmente por su comportamiento tras la suspensión judicial de Ley de Consulta. "No hay duda de que la responsabilidad política de la Ley de Consulta la tiene el PSOE (...), pero la responsabilidad política derivada de mayor orden la tiene el PNV, que ya estaba anunciando el cambio de ciclo político con lo que vino a denominar 'concierto político' para el 2020".

Koldo Amezketa, presidente del partido, celebra hoy en Pamplona una rueda de prensa para presentar el congreso y, probablemente, dar cuenta de los contenidos de las dos ponencias congresuales, cuya retirada han solicitado los 'críticos' para avanzar en unidad.