viernes, 15 de mayo de 2009

Rafa Díez y Larreina abogan por una concertación de fuerzas soberanistas



ambos ven la situación política en un momento crítico en el que el independentismo es clave

Díez advierte de que la izquierda abertzale oficial vive su propio bloqueo y que la tesis de "resistir es vencer" no es útil ahora

"Tenemos que impulsar un proceso democrático que permita a los independentistas y progresistas de este país modificar la correlación de fuerzas en el tablero, conquistar posiciones democráticas básicas, recuperar el proceso negociador, incidir en el acuerdo político". Rafa Díez Usabiaga, ex secretario general de LAB, pronunciaba ayer estas palabras en una conferencia organizada en Vitoria con motivo del 30 aniversario de la fundación Herria 2000 Eliza, con el título Situación política actual: desafíos y futuro . Esa "modificación del tablero" a la que aludía Díez responde a un diagnóstico de la coyuntura política, que observa en una "encrucijada entre dos ciclos, uno agotado y el otro que no termina de abrirse", encrucijada en la que este sector político "no está siendo capaz de cambiar la correlación de fuerzas para incidir" en el cambio.

Un diagnóstico de situación paralelo al que trazó su compañero de mesa, el secretario de Política Institucional de EA, Rafa Larreina, quien abogó abiertamente por "recuperar la concertación de fuerzas políticas y sindicales abertzales", ante un escenario de "desazón y alejamiento" de esos sectores de la ciudadanía "decepcionados" con "la mala gestión política" que se ha hecho de iniciativas como la propuesta de nuevo Estatuto Político o la Ley de Consulta y que, según Larreina, ha derivado en la pérdida de apoyo en las urnas.

Ambos análisis confluyeron en una misma receta, con algunos matices no menores -como la violencia, estrategia que Larreina desechó totalmente-, que se podría resumir en la apuesta que ya antes de las elecciones autonómicas se planteó sobre la mesa de crear un polo soberanista, una acumulación o concertación de fuerzas de la que tanto Rafa Díez como Rafa Larreina, excluyeron explícita o implícitamente al PNV. Para el dirigente de EA, su socio de tripartito ha sido en buena parte "culpable" de esa "mala gestión" de iniciativas como la Ley de Consulta. Para el ex líder de LAB, el PNV se ha decantado por "el pacto con el Estado y ha renegado de Lizarra".

Sin embargo, reivindicó en varias ocasiones Rafa Díez, "existen condiciones objetivas" para el "cambio político", aunque el tiempo "corre en contra de los independentistas". En este sentido, apuntó que el nuevo Gobierno Vasco "acentúa la necesidad de superar la situación de bloqueo -en la que aseguró se encuentran el autonomismo, "el espacio soberanista, atomizado y gripado políticamente", y la propia izquierda abertzale- y liberar las energías abertzales para pasar a una ofensiva que responda a la del Estado".

"No estamos en una fase de buscar coherencia con nuestra trayectoria, sino de buscar también elementos de convergencia que permitan avanzar", dijo, desechando la utilidad en este momento de la tesis de "resistir es vencer". En esta línea, Larreina apuntó que "la única forma de avanzar en una vía soberanista es romper con el gran argumento que tiene el Estado, que es utilizar la violencia como el gran elemento que impide la concertación de fuerzas soberanistas y avanzar en la resolución del problema político por vías pacíficas".

http://www.noticiasdealava.com/ediciones/2009/05/15/politica/euskadi/d15eus18.1241801.php