martes, 22 de septiembre de 2009

Acuerdo de mínimos


El secretario general de Eusko Alkartasuna, Peio Urizar, manifestó este martes que su formación considera "necesario" un "acuerdo de mínimos" entre los partidos nacionalistas y aseguró que EA lo impulsará. Asimismo, destacó que PSE y PP "son parte de la sociedad vasca" por lo que, tras lograr el acuerdo entre nacionalistas, "nos tocará hablar" con socialistas y populares.

En una entrevista a Euskadi Irratia, recogida por Europa Press, Urizar afirmó que es la sociedad vasca la que pide que las fuerzas nacionalistas lleguen a un acuerdo y consideró que "éste es el momento", ya que "los partidos españolistas han decidido que éste es el momento para impulsar su acuerdo". "Y nosotros creemos que ha llegado el momento para llegar a un acuerdo de mínimos entre partidos nacionalistas y lo vamos a impulsar", apuntó.

El dirigente nacionalista explicó que EA se encuentra, en estos momentos, impulsando un foro de debate interno "para ver si el impulso (al acuerdo) es verdadero y para promover la participación", y que, tras culminar "para finales de octubre" este proceso de debate, harán llegar al resto de formaciones nacionalistas "las conclusiones y los compromisos" logrados.

En este sentido, señaló que la reflexión que realiza EA se centra en que, a pesar de que se han llevado a cabo distintos intentos para resolver el conflicto, "el verdaderamente válido" fue el de Lizarra-Garazi, porque "los otros intentos, aunque tengan su valor, no movilizaron a la sociedad y pierden valor", por lo que consideró que se deben realizar "movimientos que movilicen a la sociedad".

No obstante, Urizar recordó que PSE y PP "son parte de la sociedad vasca", aunque consideró que las formaciones nacionalistas "estamos en desventaja porque jugamos con las cartas que reparte PSE y PP, con unas cartas que vienen de Madrid y en su mesa de juego".

"Nos tocará hablar (con PSE y PP), pero creemos que, en primer lugar, tenemos que lograr un acuerdo entre partidos nacionalistas y, cuando esté garantizado, nos tocará hablar, porque la diferencia más evidente es cómo vemos Euskal Herria unos y otros, y creo que eso es lo que hay que poner encima de la mesa", explicó.

ACUERDO ANTITERRORISTA

Por otro lado, el secretario general de EA se refirió a las declaraciones del consejero de Interior, Rodolfo Ares, que ayer señaló que el Gobierno vasco trabaja para lograr un acuerdo antiterrorista "contundente y unitario" con los partidos democráticos, y dijo que, "primero, tenemos que saber qué es lo que nos presenta porque no vamos a firmar cualquier cosa".

Urizar explicó que Ares aún no se ha reunido con EA y que "lo último" que conoce sobre dicho acuerdo antiterrorista es que el consejero de Interior, "primero, quiere concretarlo con el PNV y que, luego, lo extenderá al resto de partidos".

El dirigente nacionalista subrayó que su formación "no tiene por qué demostrar" que está en contra de ETA, "porque lo ha venido demostrando a diario durante 23 años". "Pero lo que no hacemos es la lectura que realizan Ares especialmente y el PSE en general, es decir, para nosotros no todo es ETA, y habrá que ver qué es lo que presentan, pero que tengan claro que nosotros no vamos a firmar cualquier cosa", reiteró.

SITUACIÓN INTERNA

Por otro lado, Peio Urizar aseguró que su partido "está cohesionado" y que "el cáncer ya ha pasado y ha sido superado", en referencia a la escisión que, finalmente, se materializó en la creación de Hamaikabat.

"De puertas adentro, el partido está cohesionado. Ya hacía unos años que habíamos perdido esa sensación y trabajar así no es muy conveniente, porque no sabes hasta qué punto es seguro cada paso que das", indicó.

El dirigente nacionalista dijo que EA se encuentra unida en torno a la figura de su secretario general, aunque "sigan existiendo críticas, como es normal". "Y me toca oír, como pasa en cualquier relación -añadió-, pero admitiendo cual es el camino que hay que tomar y que todos vamos a avanzar".

Urizar reconoció que la decisión de presentarse en solitario a las pasadas elecciones autonómicas fue "peligrosa" y que, finalmente, se demostró que lo fue, aunque consideró que el papel que debe desempeñar EA "no es el de estar cómodo bajo el paraguas de uno u otro, sino el de hacer la política que debe hacer".