miércoles, 10 de febrero de 2010

Peio Urizar, Secretario General de Eusko Alkartasuna



Hay runrún y agitación, algo se mueve en la izquierda aberzale, que ha empezado a demandar vías no violentas, y quien mejor lo está oteando es el líder de EA, un ingeniero guipuzcoano antes desconocido que ha cobrado relevancia por lo que sabe y lo que promueve.


http://www.interviu.es/default.asp?idpublicacio_PK=39&idioma=CAS&idnoticia_PK=60098&idseccio_PK=548&h=091228

Su figura política sigue creciendo...


La responsabilidad de esa relevancia es más bien de los medios de comunicación.

Ya, pero usted ocupa una buena atalaya para otear a la izquierda aberzale ¿Qué es lo que ve?

Mi caso, a diferencia de quienes me han precedido, coincide con una reflexión en la izquierda aberzale que antes no había hecho. Nosotros no hemos cambiado: llevamos 23 años diciendo a la izquierda aberzale que asuma que sólo por vías políticas habrá un avance, que la vía armada no es una vía, que es contraproducente, aparte de todo el daño que genera. Hoy la izquierda aberzale está mirando hacia vías exclusivamente políticas, y nosotros siempre hemos dicho que si la izquierda aberzale diera ese paso, el que le pide la inmensa mayoría de la sociedad, nosotros estaríamos dispuestos a trabajar con ellos. Pero cuando quede claro que las vías políticas son las únicas vías, dejando atrás cualquier salida violenta o armada. Si eso no queda claro, cristalino, no avanzaremos.

¿No tiene ninguna participación en la promoción de ese debate?

Ese proceso la izquierda aberzale lo está realizando por su propia iniciativa, sin participación de EA. Así es mejor, que ese proceso nazca de la propia izquierda aberzale porque llegue a la conclusión de que es el momento de hacerlo. Ese es el mejor punto de inicio. Nosotros, lo que hemos hecho es decir una y otra vez que ese poceso se tiene que dar. Y creemos que ese momento está llegando. Y nos alegramos.

Fue el único líder que valoró positivamente el comunicado de ETA del pasado 17. ¿Sigue tan optimista?

Será porque yo por naturaleza soy positivo. En EA nunca nos hemos reconocido en los comunicados de ETA, porque están en otra dimensión; no compartimos su visión de las cosas, y creemos, con la mayoría de la sociedad vasca, que lo mejor que pueden hacer es desaparecer, pero sí vimos como un avance que ETA dijera que hace suyas las conclusiones que se hicieron públicas en Alsasua, que la iquierda aberzale ha hablado y que ellos respetan eso. Que la paz es irreversible lo tiene asumido la mayoría de la sociedad. Yo no sabría decir cuál es la fecha final, pero estoy convencido de que es irreversible. Incluso la propia ETA tiene asumido hace años que la filosofía con que nació en los 50, de ganar una pelea armada al Estado, no se puede dar. Haremos los esfuerzos posibles para que finalice cuanto antes, pero procesos violentos que llevan 40 años enquistados no se solucionan en seis meses. Llevará su tiempo.

Muchos están expectantes con lo que pueda pasar el 4 de abril, Aberri Eguna (día de la patria vasca).

El Aberri Eguna es una fecha muy señalada entre los aberzales. Ya se lleva convocando dos o tres años, por petición de los mocimientos sociales, un Aberri Eguna unitario. A mí me consta que va a seguir esa iniciativa para que algún día podamos celebrarlo todos los aberzales juntos.

¿Este 4 de abril podría ser la fecha de arranque para su proyecto de plataforma soberanista?

No lo sé. Nosotros hemos acudido a los llamamientos unitarios anteriores, de 2008 y 2009. Si eso puede servir para algo más, todavía no lo podemos decir. En noviembre pasado hicimos públicas nuestras bases para el trabajo común entre aberzales, y solicitamos que los demás hagan públicas sus condiciones. Mantenemos contactos con agentes políticos, sindicales y sociales, y algunos esperan a que se vea si finalmente la izquierda aberzale apuesta con sinceridad por las vías políticas. Hasta que se aclaren esas posturas, no se verá si un Aberri Eguna unitario será inicio de otra cosa.

¿Una plataforma electoral soberanista sería la salvación de EA en las municipales de 2011?

No nos lo planteamos como salvación. Estamos en esa apuesta porque creemos que es responsabilidad de los partidos que apuestan por una Euskal Herria soberana. Este tipo de propuestas han de ser estratégicas, más allá de unas elecciones en concreto. Si no sale para las elecciones de 2011 a EA, no le va a pasar nada. Desde junio de 2009 estamos con una situación nueva, con el partido afianzado internamente, sin mensajes contradictorios. Es una situación diferente a la de las últimas autonómicas.

Y en ese proyecto de plataforma soberanista ¿cabe el actual PNV?

Tenemos claro que para avanzar necesitaremos a todo el espectro aberzale. Si el PNV decide no estar ahora en este movimiento es cosa suya. Nosotros hemos dicho desde el principio que no vamos a aceptar que se vete a nadie en este movimiento, pero que creemos también que nadie es imprescindible. Cada uno irá entrando según sus propias estrategias, miedos o confianzas. Nosotros le estamos pidiendo al PNV que aclare su apuesta por este país: nos da la sensación de que juega con una ambigüedad calculada para recoger los votos de los más autonomistas y de los más nacionalistas. Llegará un momento en que tendrá que decidir un sentido u otro.

¿No teme que EA sea fagocitada por esa plataforma?

La misma pregunta se hacía cuando gobernábamos en coalición con el PNV. En EA tenemos claro que hay que hacer política para nuestro objetivo, que es la soberanía y la independencia de Euskal Herria.

¿Esa plataforma que planean no es un ejercicio frentista?

Bueno, Patxi López primero hablaba de transversalidad, y luego pacta con el PP y habla de “normalidad”. Eso es engañar a la sociedad. Nosotros creemos que Euskal Herria tiene unos derechos, y para conseguir que se respeten, primero tenemos que trabajar los que creemos en ellos. Los nacionalistas tenemos una base común, y hay conceptos de identidad nacional que ahora peligran por los esfuerzos del PP y el PSOE. Por eso debemos unirnos.

En 2008, EA iba a pactar con la izquierda aberzale, y ETA mató a Ignacio Uría, un hombre cercano a ustedes, en un pueblo gobernado por EA y ANV. ¿No temen que se repita ese negro precedente?

La espada de Damocles que es ETA para cualquier avance no sólo pesa sobre nosotros; también sobre cualquier partido. Pasó en el proceso de Lizarra, y en 2008, en la mesa de Loiola: ETA quiso su protagonismo. Si hay un intento de manipulación por parte de ETA, no estaremos ahí, pero creemos que merece la pena el riesgo.

¿Peio Urizar es antes socialdemócrata o nacionalista?

Eso es como si le pregunta a un afiliado al PSOE si se siente antes español o socialista. Yo entiendo que Euskal Herria es una nación que tiene derecho a ser un Estado, y que se tiene que construir a través de la visión de la socialdemocracia. Esas dos creencias no son incompatibles.

¿Cómo está Euskadi en este primer año del Gobierno Patxi López?

Las políticas que está haciendo son aquellas en las que tiene más sintonía con el PP, las identitarias. Entendemos que se está atacando a la identidad vasca. En la “normalidad” que vende López hay un sustrato profundo de uniformidad. Son medidas constantes, como querer cerrar las sedes del Gobierno vasco en el extranjero, jugar con el mapa del tiempo que sale en televisión, darle otro significado al término Euskal Herria... Patxi López no es tonto: lo hace poco a poco, para no ponerse a la sociedad vasca enfrente.