lunes, 26 de abril de 2010

PP y PSE obstaculizan la actividad de la oposición


Eusko Alkartasuna perdió seis de sus siete parlamentarios en las últimas elecciones. Su único representante en la Cámara vasca, Jesus Mari Larrazabal, afronta esta responsabilidad con vitalidad y un estilo muy personal que no pasa desapercibido. Mira el horizonte electoral expectante y convencido de la estrategia emprendida por su partido de colaboración con Batasuna.

¿Cómo lleva la soledad en el Parlamento Vasco?

No siento ninguna soledad; al revés, me siento muy bien acompañado. Tengo el apoyo permanente del grupo parlamentario y del partido y puedo decir bien alto que estamos cumpliendo con coherencia nuestro programa electoral y que, al revés que otros grupos que no pasan de la mera retórica, EA ha impulsado iniciativas y acuerdos con efectos prácticos, positivos y claros, como la apertura de un centro de FP en Gernika, la declaración de los Montes de Vitoria como parque natural o el cambio de trazado en el tranvía en Abetxuko. Y también es EA el grupo que ha promovido debates tan importantes como los de Praileaitz, Musikene, los modelos lingüísticos en Educación, la lucha contra la pobreza, los derechos de los presos o la memoria histórica.

Los plenos de control al Gobierno han dinamizado la actividad parlamentaria, ¿pero están siendo una herramienta eficaz?

Lo sería más si la actitud de los miembros del Gobierno fuera otra. Lo habitual es que el consejero o la consejera de turno venga al Parlamento con la lección aprendida y haga imposible un debate en condiciones, que de verdad sea eficaz y tenga efectos positivos. No importa lo que uno pueda argumentar porque el consejero o la consejera va a responder lo que tiene preparado de antemano o incluso lo que ya ha filtrado antes a medios de comunicación afines al Gobierno. De este modo las preguntas e interpelaciones pierden gran parte del valor que se les presupone.

¿Se siente representado por la presidenta de la Cámara vasca, Arantza Quiroga?

Lo he dicho hace bien poco. La actual Mesa del Parlamento, con Quiroga a la cabeza, ha batido todas las marcas y se ha convertido, en menos de un año, en la Mesa más arbitraria y oscurantista de la historia de esta Cámara. No me puedo sentir representado, sino discriminado, porque la Mesa es el instrumento del que se sirven el PP y el PSE para obstaculizar la actividad de la oposición y, muy en especial, de EA.

En dos mese concluye el primer ejercicio de esta legislatura y siguen pendientes leyes prioritarias para el Gobierno, como la Ley Municipal o la de Vivienda. Parece que el lehendakari no cumplirá sus compromisos dentro de plazo.

Ésa es la consecuencia de tener un gobierno que ha estado más preocupado de la imagen que de gobernar. Se ha dedicado a españolizar la Comunidad Autónoma y se ha olvidado de gobernar y, claro, en el Parlamento aún no hemos recibido ni un solo proyecto de ley que merezca ese nombre. El Consejo de Gobierno aprobó un calendario legislativo que no está cumpliendo y ahora acaba de aprobar un calendario de planes y proyectos que tampoco va a cumplir.

¿Qué desenlace prevé en torno al Plan de Educación para la Paz?

Leídas las alegaciones que hemos presentado, veo difícil que el Gobierno llegue a acuerdos con PNV, EA o Aralar, salvo que haga una rectificación en profundidad, y no creo que el PP se lo vaya a permitir. El problema está en el mismo origen de la propuesta, porque es unilateral, sin que haya habido un intento de consensuarla con la comunidad educativa y los organismos que trabajan en la Educación para la Paz y los Derechos Humanos. Lo que el Gobierno ha presentado no es un plan de Educación para la Paz, sino un instrumento más de la lucha antiterrorista que establece una tesis tan peligrosa como inaceptable en democracia: la idea de que si no defendemos el Estado constitucional español, estamos contribuyendo a legitimar el terrorismo de ETA. Lo que quieren el PSE y el PP es utilizar el sistema educativo en defensa de su modelo político partidista, que no es compartido además por la mayoría de la sociedad vasca.

Hablemos de su partido. La Asamblea Nacional de EA fijará su postura sobre la unidad de fuerzas soberanistas en mayo. Pensaba que esta cuestión estaba resuelta.

Sí, lo está. Lo que hará la Asamblea Nacional en su momento, como es lógico, será analizar la situación política vasca, incluida la necesidad de que los soberanistas independentistas seamos capaces de compartir una estrategia común basada en medios democráticos y pacíficos y, asimismo, aprobar también en su momento la resolución adecuada.

Cada vez son más frecuentes fotos compartidas de EA y Batasuna. ¿Tenemos que empezar a acostumbrarnos de cara a futuras alianzas?

Tenemos que acostumbrarnos a la unidad de acción de las fuerzas políticas y sociales independentistas porque ese proceso está en marcha y es imparable. La izquierda abertzale ha asumido los Principios Mitchell y ha hecho público su compromiso con las vías políticas y pacíficas y con un proceso democrático en ausencia de violencia. Euskal Herria está alumbrando un escenario desconocido hasta la fecha que va a estar marcado por la enorme potencialidad política de la confluencia soberanista. Ése es el miedo del Estado español, que es consciente de esa potencialidad y que va a utilizar por ello todos los instrumentos a su alcance para impedirla porque para él es más sencillo combatir a ETA que confrontar políticamente con una unión de fuerzas independentistas. Lo que el Estado español debe saber es que estamos preparados para aguantar todos sus ataques y que esa batalla la vamos a ganar.

EA es la única formación que ve la botella llena y aprecia pasos "importantes" en la izquierda abertzale oficial. ¿Será que su partido cuenta con información en exclusiva?

No lo sé.

También dicen que es una estrategia para no perder proyección mediática. ¿No está EA jugando con fuego?

Se dicen muchas cosas interesadas y también muchas tonterías. La estrategia política de EA no es de ahora, sino que es previa a las elecciones autonómicas de 2009, y lo que estamos haciendo es trabajar con coherencia en esa línea para posibilitar una confluencia soberanista que conduzca a la paz y la normalización política. Lo que realmente es jugar con fuego es anteponer los propios intereses partidistas a la consecución de la paz; es lo que algunos están haciendo, pero eso EA no lo va a hacer jamás.

¿Qué me dice de los llamamientos del PNV para conformar un espacio común entre nacionalistas? Tras años de coalición con los jeltzales, EA prefiere a otros compañeros de viaje.

Ésa es una interpretación incorrecta. Visto lo ocurrido con el Nuevo Estatuto Político y con la Ley de Consulta y vistos los efectos de la Ley de Partidos, está claro que la política vasca ha entrado en una situación de bloqueo de la que sólo se beneficia el Estado español. En EA queremos que se salga del bloqueo y decimos que, sin ambigüedades, eso sólo será posible mediante la unidad de acción de las fuerzas independentistas y por vías democráticas y exclusivamente pacíficas. Marcamos un camino y no nos cerramos a colaborar con nadie; es el PNV el que ha dicho que ésa no es su opción, que ellos tienen su propio proyecto. Pues muy bien, lo respetamos y ya está. El propio Íñigo Urkullu ha dicho que no es intención del PNV conformar un espacio común entre nacionalistas.

¿Qué resultados cree que tendrá la ronda de partidos iniciada por Batasuna? Hay mucho escepticismo.

No lo sé; lo que creo es que a algunos partidos les da igual lo que pueda decirles Batasuna porque parten de prejuicios y posiciones preconcebidas que no van a modificar a corto plazo, bien porque no se creen lo que Batasuna pueda decirles, bien porque no les interesa que la apuesta de Batasuna sea real, ya que eso puede ir en contra de sus propios intereses partidistas.

La Declaración de Bruselas y la implicación de Currin parece que tampoco está dando los frutos deseados…

En estas cosas hay que dar tiempo al tiempo y no conviene desdeñar lo que pueda deparar el futuro. La paciencia es una gran virtud en política.

¿Cree que la izquierda abertzale dará el paso definitivo para "divorciarse" de ETA? Al parecer este sector político ha comenzado a interiorizar que no llegará a tiempo a la cita de 2011.

Lo que creo es que la izquierda abertzale, tal y como ha quedado definido en sus asambleas, da por superada la estrategia político-militar y apuesta por la utilización exclusiva de medios políticos en un proceso sin ninguna clase de violencia. Siendo esto así, si ETA cometiera un atentado, algo que yo veo poco probable, tengo claro que la izquierda abertzale se desmarcaría y lo rechazaría; no tendría otra salida porque un atentado iría en contra de lo que sus bases han acordado en su proceso interno.

Rubalcaba y la Fiscalía general del Estado ya han advertido de que no les temblará la mano si tienen que ilegalizar alguna lista de un partido legal, en relación a EA. ¿Temen que se haga realidad ese escenario? ¿Están pensando en alguna estrategia concreta para evitar acciones judiciales en su contra?

Del Estado español podemos esperar cualquier cosa y estoy seguro de que va a hacer lo imposible para tratar de evitar una confluencia democrática del soberanismo independentista. Por lo tanto, estamos prevenidos ante los ataques que se puedan avecinar. Ahora bien, el hecho de que se plantee con naturalidad la posibilidad de ilegalizar listas electorales de un partido como EA, comprometido al 100% con la democracia y los derechos humanos, sólo demuestra dos cosas: primero, el pánico atroz del PSOE y del PP a la unión de fuerzas independentistas y, segundo, la bajísima calidad democrática del Estado español.

¿Cree que la izquierda abertzale estaría dispuesta a pedir el voto para EA si no consigue legalizar su situación antes de 2011?

No tengo ninguna creencia al respecto porque esa especulación no está fundamentada en elementos reales.

¿Han comenzado a perfilar sus listas electorales?

Sí, es lo normal en vísperas de un año electoral.

¿Cree que en Gipuzkoa tendrán dificultades para completar las planchas? Muchos militantes de EA en este territorio se fueron a H1!

Muchos o pocos, no los echo de menos, todo lo contrario. De lo que puede estar segura es de que en las elecciones de 2011 EA va a estar presente en la totalidad de Gipuzkoa.

¿La fórmula del tripartito está enterrada o podría reeditarse para hacer frente al bloque PP-PSE?

No me gusta hacer futurología sobre esos temas. Lo que la sociedad vasca debe saber es que, en lo que dependa de EA, la alianza entre PSE y PP no logrará el gobierno en ninguna institución vasca.