miércoles, 5 de mayo de 2010

Lo insólito y lo usual


"Lo insólito es lo positivo y lo usual es lo negativo". Lapidariamente resume Jesús María Larrazabal, único parlamentario de Eusko Alkartasuna (EA), su análisis del año de Gobierno socialista y del pacto entre el PSE y el PP. En su opinión, lo insólito y positivo han sido los gestos hechos por el Ejecutivo para poder "librarse de las ataduras del PP"; lo usual y negativo, sostener la acción de gobierno sobre los populares.

Como la mayoría de las formaciones de la oposición, EA considera muy notoria la presencia del PP y sus planteamientos, incluso más allá del pacto, en la tarea del Gabinete, salvo en materia económica. Presencia que la formación abertzale aprecia en particular en lo que califica de "obsesión identitaria y por los cambios simbólicos" del lehendakari y su equipo.

Larrazabal, quien ve paralizados y con graves problemas a varios departamentos, como Educación, Medio Ambiente -dos consejerías que la pasada legislatura controlaba su formación-, Sanidad o Cultura, culpa además al Gabinete de un problema general: hacer una política "para la galería", usando los medios de comunicación y actuando "más de cara al exterior que en el trabajo interno". "Queremos que el Gobierno gobierne", resume el representante de EA.

Con la entrada en el Parlamento del calendario legislativo y de planes y actuaciones del Gobierno, ahora "sabemos a qué atenernos", incide Larrazabal, después de que el año pasado el Ejecutivo socialista sólo se molestase, a su entender, en ir cumpliendo las bases del acuerdo que firmó con los populares.