martes, 28 de septiembre de 2010

EA se desmarcará de la IA si ETA atenta y "la ex Batasuna" no se desvincula


El ex lehendakari Carlos Garaikoetxea ha afirmado que, si ETA atenta, "o la ex Batasuna" se desvincula de la banda, o EA "se desmarcará" del acuerdo con la izquierda abertzale. Tras señalar que él mantiene su "cautela" y precisar que "quizá" habría "apretado unas clavijas un poco más fuerte" en el documento de Gernika, ha considerado que merece la pena hacer "un esfuerzo" para una solución "global" en ese mundo con el fin de que no "queden colgajos pegando tiros".

En una entrevista concedida a ETB este lunes por la noche, recogida por Europa Press, Garaikoetxea ha reconocido que la entrevista de ETA del fin de semana "induce al desánimo", pero ha instado a ver "detrás de la hojarasca". Además, ha considerado que "la clave la tienen las bases sociales", a las que, "si ETA desafiara y las desoyera, podría estar cavando su tumba".

El ex presidente del Ejecutivo vasco ha manifestado que los dirigentes de EA han hecho "verificaciones" de que existe una voluntad real en la izquierda abertzale de apuesta por las vías exclusivamente políticas.

"A veces, somos presos de tópicos y palabras, y cuando se ha dicho hasta la saciedad que se pide un cese de la violencia unilateral, incondicional y permanente, y que se destierre toda clase de amenazas y violencias, que tenga que decirse justamente con otras palabras, es redundante", ha subrayado en referencia al acuerdo de Gernika y los reproches que ha supuesto por diversos sectores.

El ex presidente del Gobierno vasco ha dicho que "entiende que algunos no sólo recelen, sino que se revuelvan, como los que han sufrido mucho por la violencia, las víctimas, por las experiencias vividas".

En este sentido, ha apuntado que él no se excluye "de los recelos y las cautelas que hay que tener". No obstante, ha indicado que hay gente que "políticamente no tiene demasiada prisa o interés en cambiar esa relación de fuerzas políticas que hoy se da gracias a la ausencia en las instituciones de Batasuna". "De manera que no viene mal una prórroga, incluso, en este proceso", ha destacado.

Carlos Garaikotexea ha emplazado a "remontar el vuelo sobre todo eso, porque es un cambio histórico, son 50 años de sufrimiento, de que este país pierda energías por todos los lados, de dolor, de confromtación política que va más allá de lo deseable, y hay que hacer apuestas". "En política, si no haces apuestas, nunca habrá ningún riesgo, pero tampoco aportas nada", ha señalado.

LA COMPLEJIDAD DEL PROCESO

Tras reconocer que se trata de "un proceso muy complejo", ha reconocido que "50 años de una cultura, no sólo ya de una estrategia política, no se cambia de la noche a la mañana con facilidad". A su juicio, el hecho de que ETA diga que para, "conlleva una serie de complejidades que se tienen que resolver y que pueden llevar cierto tiempo", por lo que precisa "de paciencia". "Yo empezaría, resumiendo, que ETA tiene que parar y se acabó. Pero, eso es empezar por el final", ha añadido.

Para Garaikotxea, "la cautela existe", y, por ello, ha apuntado que "la clave la tienen las bases sociales, que si ETA les desafiara y les desoyera, podía estar cavando su tumba". "La cuestión de fondo es ésa y lo que alienta, en este momento, como novedad y motivo de esperanza es eso, que las bases y el arropamiento social, que es la clave que ha tenido ETA en este país, han dicho lo que han dicho y está determinada a lo que están", ha señalado.

A su entender, es "verdad que la entrevista de ETA" de este pasado fin de semana "induce un poco al desánimo", pero "hay que ver lo que hay detrás de la hojarasca". "Efectivamente, ETA no contesta en los términos que era de esperar a la requisitoria que le han hecho EA, Aralar, la ex Batasuna, etc", ha indicado.

Carlos Garaikotxea ha insistido en "la complejidad del proceso y de un final para un proceso de esta naturaleza porque, para entender estas cosas, aunque, a veces sea irritante" decirlo para cierta gente, "hay que ponerse en la situación de la otra parte". "Y yo quiero entender que esto que nos impacienta, esta retórica, a veces, repetitiva y que no responde a lo que se le está pidiendo a ETA desde sus propias bases sociales y desde los que hemos querido contribuir a que eso vaya adelante, puede ser ese tiempo en el que muchas cosas se tienen que ir trabajando", ha destacado.

En este sentido, ha subrayado que "es imposible" que se realice "una verificación o cómo tiene que ser un desarme sin la anuencia del Gobierno español", aunque sea "directa o indirectamente".

El ex lehendakari ha considerado "importante" que se haya ido creando "una masa de apoyo a ese cambio de estrategia violenta a las vías civiles, pacíficas y políticas", y ha apuntado que puede existir "un proceso dialéctico de determinada intensidad en el mundo de Batasuna y de ETA porque ETA tiene que tomar una decisión muy histórica".

"Y a mí no me sorprende que haya diferentes grados de entusiasmo al hacerlo e incluso de reticencias serias a hacerlo. Es precisamente ahí donde se pone de manifiesto que la izquierda abertzale histórica o ilegalizada, como se quiera llamar, ha dado un paso afrontando, incluso, esos riesgos de una dialéctica y una confrontación de un cierto nivel interno. Eso es auténtico y no es una puesta en escena", ha aseverado.

DOCUMENTO DE GERNIKA

En cuanto al documento de Gernika, ha apuntado que él "quizá hubiera apretado unas clavijas un poco más fuerte". "Pero eso es muy cómodo decirlo desde fuera", ha manifestado.

A su entender, "el documento de Gernika es absolutamente rotundo, cuando dice, por activa y por pasiva, 'ninguna vulneración de derechos humanos jamás, ningún recurso a la violencia, ninguna amenaza, los principios Mitchell". "Creo que más claro no se puede decir, ahora, no hay más ciego que el que no quiere ver", ha precisado.

En este sentido, ha resaltado que, "o ETA para, o, si no, se tiene que producir una disociación total de quienes estamos en ese pacto (de Gernika) y ETA". "Si ETA no para y si ETA atenta, o la ex Batasuna se desmarca de ETA, o nosotros nos desmarcaremos de un acuerdo, cuya finalidad y fundamento esencial es lograr que ETA pare y que se acabe con una estrategia político-militar y pase a una estrategia pacífica y cívica", ha destacdo.

Para Carlos Garaikoetxea, "merece la pena un esfuerzo para que, si hay una solución, sea una solución global y no quede la solución parcial de que un sector se queda por ahí como un colgajo, mayor o menor, pegando tiros, y una izquierda abertzale, que no es sumisa a ese sector, que se desmarca de esa estrategia, pero el problema continua, no sabemos con qué otra dimensión".

Por ello, ha dicho que algunos "están comprometidos y jugándose un poco pescuezo" es porque "la solución sea global y no queden colgajos".