martes, 27 de septiembre de 2011

Los presos son parte de ETA y hay más dentro que fuera


Para el líder de EA, la firma del Acuerdo de Gernika por parte de los presos de ETA supone un fuerte espaldarazo al proceso y cierra toda posibilidad para que la banda armada retorne a las armas, principalmente, porque "el colectivo de presos son parte de ETA"

GERNIKA-LUMO. Tras el movimiento del colectivo de presos de ETA y de la izquierda abertzale oficial, Pello Urizar urge al Gobierno español presidido por Zapatero a que mueva ficha en los dos meses escasos que le quedan hasta agotar su legislatura y ante la previsible llegada a Moncloa del PP.

¿Cómo valora el movimiento del colectivo de presos de ETA y de la izquierda abertzale?

Se ha visto en otras experiencias de procesos de paz en otras partes del mundo que los presos políticos tienen un papel importante, tienen que tomar parte como lo hicieron en Irlanda. Allí, a diferencia de lo que está pasando aquí, el Gobierno británico fue consciente del papel que podían jugar los presos y promovió su participación. Con el acto de hoy se oficializa el compromiso de Euskal Preso Politikoen Kolektiboa (EPPK) y entendemos que el Gobierno español debería de dar los pasos para que una vez que el colectivo de presos de ETA hace suyos los acuerdos de la Declaración de Gernika se posibilite su participación y se ayude a que este proceso por la paz y la normalidad política sean una realidad cuanto antes.

El paso de los presos interpela, entre otros, a la propia ETA. ¿Espera algún movimiento?

Las declaraciones del Gobierno español tras el anuncio del colectivo de presos reconociendo que es un paso novedoso no han ido más allá, no han deparado gran cosa.

¿Hay tiempo de aquí a las elecciones del 20-N de que se puedan dar más pasos?

Somos conscientes de que estamos en una precampaña electoral y en estas circunstancias los pasos suelen ser más dificultosos. Así pues, hasta después de las elecciones del 20 de noviembre no es previsible que se produzcan pasos importantes, porque todo lo que se haga corre el riesgo de que se utilice como arma arrojadiza por el resto de los partidos. En cualquier caso, el Gobierno español sí tiene posibilidades de hacer cosas sin que tengan que ser públicas y abogamos por el trabajo de cocina, sin esperar que esto políticamente sea rentable.

Volviendo a ETA. Con la adhesión de los presos al Acuerdo de Gernika, ¿está obligada a dar una respuesta?

El colectivo de presos son parte de ETA y, desde luego, hay más miembros de ETA dentro de la cárcel, por lo tanto del colectivo de presos, que fuera. El hecho de que el colectivo de presos se adhiera al acuerdo de Gernika supone cerrar toda posibilidad a que este proceso tenga una vuelta atrás.

¿Cómo ha visto el debate entre los presos durante este año?

Todos somos conscientes de que en la izquierda abertzale este debate no se ha iniciado hace unos meses, sino que llevaba tiempo. Y esto lo percibe también la sociedad vasca, que ve que ni de lejos estamos en la misma situación que hace un año, y menos aún que hace dos años. Los pasos han sido unilaterales pero, como afirman los expertos en resolución de conflictos, para que lleguen a buen término es necesario que todas las partes se comprometan.