domingo, 1 de abril de 2007

EA DE BIZKAIA LE RECUERDA A IMAZ QUE EL ORGANO DE COORDINACION TRIBUTARIA ES UN "ORGANO ADMINISTRATIVO DE SEGUNDO O TERCER RANGO",


SEGÚN PALABRAS DEL PROPIO DIPUTADO GENERAL DE BIZKAIA EN ESTA
LEGISLATURA

Ante las insistentes declaraciones diarias de distintos líderes del
PNV exigiendo "coherencia" a EA con respecto al Impuesto de
Sociedades, EA de Bizkaia quiere manifestar lo siguiente:

1º.- El Impuesto de Sociedades recientemente aprobado en Araba y
Bizkaia fue acordado exclusivamente entre los Departamentos de
Hacienda del Gobierno y los de las Diputaciones Forales, en el seno
del Órgano de Coordinación Tributaria (OCT), y no recibió el voto
favorable de EA en ninguno de los tres ejecutivos en que este
partido es socio de gobierno.

2º.- El OCT está compuesto, en la actualidad, por 5 personas que
representan al PNV y una que representa al PP. Se trata, en palabras
literales de José Luis Bilbao, pronunciadas en el Pleno de Juntas
Generales de Bizkaia del mes de mayo de 2005, de un "órgano
administrativo de segundo o tercer rango". En ningún caso un órgano
de tal naturaleza puede sustituir a las Juntas Generales en su
función de aprobar los impuestos.

3º.- El PNV y el PP remitieron el Proyecto a las tres Juntas
Generales sin tener asegurado un apoyo mayoritario en todas ellas.
Ningún gobierno en minoría puede remitir un proyecto normativo a la
Cámara y pretender que los demás partidos lo aprueben sin
posibilidad de discutirlo y enmendarlo.

4º.- La falta de mayoría de PNV-PP en Gipuzkoa y la necesidad de
armonización fiscal entre Territorios Históricos hacían
imprescindible una negociación global y el concurso de un tercer
partido, y la responsabilidad de la actual desarmonización fiscal es
única y exclusiva de dichas formaciones políticas, que no buscaron
el acuerdo ni antes ni durante la tramitación del impuesto en Juntas
Generales.


5º.- Finalmente, EA lamenta que sus enmiendas no fueran aceptadas ni
transaccionadas, porque habrían supuesto la aprobación de un
impuesto mas acorde con lo que nuestro tejido productivo realmente
necesita, con rebajas fiscales sólo para aquellas empresas que
demostraran su voluntad de reinvertir, de mejorar la seguridad
laboral, y de apostar por la innovación y la previsión social.

En Bilbao, a 31 de marzo de 2007.