lunes, 1 de octubre de 2007

Discurso de Unai Ziarreta en el parlamento vasco


Arratsalde on, legebiltzarkideok, gonbidatuak;


Politika orokorreko osoko bilkurek igarotako urteari buruzko balantzea egiteko balio dute, baita hurrengo helburuak eta irizpideak zehazteko ere.

Eztabaida berezia da aurtengoa. Legealdiaren erdi-erdian egiten dugu gaurko bilkura hau, eta egoera, iazkoarekin alderatuz, oso ezberdina da, ETAren su-etena gogoan baitugu denok. Berezia da batez ere eztabaida honek herri honen etorkizun politikoa finkatzeko balio behar duelako. Horretarako eta Estatu espainolera demokrazia helduz geroztik gainditu gabe dagoen asignatura nagusia bideratzeko ere bai; hau da, amaitu gabeko trantsizioa Euskal Herrian.

Jakin badakit batzuk arreta desbideratzen saiatu egingo direla. Sozialisten bozeramaileek saio horiek iragarri dituzte jada. Era inozo samar batean, ia haurren modura, esaten digute kontsulta bat deitzeko Jaurlaritzaren asmoak beraiek dioten “benetako Euskadi” horren arazoak ezkutatzea baino ez duela bilatzen.

Gauza askok kezkatzen dute jendea. Ni, herritar bezala, ekonomiaren eboluzioak kezkatzen nau; hezkuntzak kezkatzen nau; osasunak, etxebizitzak, langabeziak, erretiroa hartzen dudanean pentsioa kobratuko dudan ala ez; gure erakundeek beren baliabideak modu egokian kudeatzen dituzten ala ez; gure instituzioek pertsona helduentzako eta ezinduentzako arreta eta zerbitzu egokiak bermatzen dituzten ala ez… Gauza horiek guztiek kezkatzen naute, noski.

Arazo horiek gizartea kezkatzen dute, eta arazo horiei guztiei erantzun bat eman behar zaie, eta ematen zaie instituzioetatik. Baina arazo hauek ez ezik beste batzuek ere jendearen kezka eragiten dute. Kezka handia gainera. Normalizazio politikoaz eta herri-galdeketaz ari naiz. Duela bi urteko hauteskundeetan Eusko Alkartasunak eta PNV-k eskaini genuen programa elektoralean kontsultaren beharra aipatzen genuen espreski. Eta gurea izan zen hauteskunde-egunean babes gehien jaso zuen programa. Horregatik esan dezaket herri honen normalizazio politikoa euskaldunok benetan kezkatzen gaituen gaia dela. Eta, beraz, Jaurlaritzak aurrerapausuak eman behar ditu derrigorrez konponbidea lortu ahal izateko, baina eguneroko arazoen kudeaketa deskuidatu gabe.

Eta puntu honetara iritsita, gauza bat esan nahi dut: hirukoan ez omen ditugula gauzak hain gaizki egiten sozialistek Jaurlaritzaren hainbat lege eta proiektu garrantzitsu babestu dituztenean. Garrantzitsuenak esango nuke nik, zeren azken bi urte hauetan aurrekontu orokorrak, urteko legerik garrantzitsuena, PSEren botoekin onartu baitira.

Nik bezala, zuek ere ederki dakizue gobernu batek duen tresna nagusia aurrekontua dela, bertan gastuaren lehentasunak eta martxan jarriko diren ekintzak zehazten direlako. Zuek Jaurlaritza honen inbertsio-planak, gastuak eta diru-sarrerak babestu dituzue, euskal herritarrentzat onak direlako, beren arazoak konpontzeko balio dutelako. Beraz, eskaera zintzo bat: ez zaitezte aprobetxatu gaur, telebistak etorri direla ikusita, horrekin demagogia egiteko.

Eta hauxe esaten dizuet datuek eta estatistikek Jaurlaritzaren lana eta kudeaketa babesten dutelako. Gaur bertan, goizean, lehendakariak berak horren berri eman digu guztioi, baina nik Eustat-ek eginiko txosten bat aipatu nahiko nuke dena den, oso adierazgarria iruditzen zaidalako eta mundu osoak erraz ulertuko duelako. Eustat-ek Nazio Batuek erabiltzen duten metodología bera erabili eta txosten batean Euskadik duen Giza Garapenaren Indizea neurtu du. Txostenak mundu osoko estatuen sailkapena egiten du jendearen bizi-baldintzen arabera eta Euskadi hirugarren dago. Bakarrik Norvegia eta Islandiako indizeak gurea baino altuagoak dira, eta gure atzean geratzen dira Estatu Batuak, Kanada, Japonia, Australia, Irlanda, Suedia, Alemania… Errepikatzen dut garrantzitsua delako. Bakarrik Norvegia eta Islandia ditugu aurretik; espainiar Estatua, ordea, hemeretzigarren tokian agertzen da. Lan egiten jarraitu behar dugu eta ezin dezakegu pentsa dena eginda dagoenik, baina, honelako datuak ikusita, argi geratzen da bide onetik goazela, autogobernuak fruituak ematen dituela.

Existe una conexión evidente, directa, entre autogobierno y bienestar para la ciudadanía vasca. Ustedes, señores y señoras del PP y del PSOE, conocen perfectamente cuál era la situación en este pueblo durante los primeros años de la democracia, cuando empezábamos a poner en marcha nuestras instituciones propias. Este pueblo tenía unos déficits estructurales tremendos: no había infraestructuras, se había producido un empobrecimiento evidente en nuestros pueblos y ciudades, no se había invertido nada en las provincias que el dictador consideró traidoras, el euskera estaba en un trance agónico de desaparición y teníamos unos índices de paro que en muchas zonas llegaban hasta el 30%.

Hoy la situación es muy diferente. En Euskadi casi podemos decir que no existe paro (entre un 3 y un 4%). Este último año se han creado más de 50.000 empleos y nuestra tasa de ocupación está 2,2 puntos por encima de la media europea y 1,7 puntos por encima de la del Estado. Es un crecimiento que se apoya, además, casi exclusivamente en el empleo femenino.

Pero no se trata sólo de crecer, sino también de mejorar la calidad en el empleo. Por eso se ha intentado –y con éxito, puedo decir– reducir la tasa de temporalidad, con un descenso de 10 puntos en este último año. Los datos son buenos y están ahí, pero no hay que descuidarse. Hay mucho campo en el que incidir. Estamos por encima de la media del Estado español, pero hay que seguir trabajando para reducir una temporalidad que todavía nos aleja de la media europea.

Nuestra sociedad, como economía madura, avanza decididamente en un proceso de terciarización que no debe hacernos descuidar un pilar fundamental del desarrollo vasco como ha sido la industria, que tras unos años de pérdida de fuerza en nuestra economía ha entrado otra vez en fase de reactivación.

En materia de empleo son varias las necesidades que hay que abordar. Como decía, hay que trabajar con firmeza para seguir reduciendo la temporalidad, para seguir incorporando a la mujer al mercado de trabajo, para mejorar el nivel de empleo a partir de los 54 años. Tenemos que estar muy atentos a la evolución del empleo por sectores, pero, claro, esto sin olvidar que la regulación del mercado de trabajo y de las condiciones del mismo las pactan ustedes en Madrid, y que las pactan, señores del PSOE y del PP, con UGT, con CCOO y con la patronal, la CEOE, despreciando a la mayoría sindical y empresarial de este país.

También le preocupa, y mucho, a este gobierno, la Seguridad y Salud Laboral. Esta es otra área importante. Otra área en la que se nos niegan desde Madrid las transferencias contempladas en el Estatuto de Gernika, lo cual obliga al Gobierno vasco a habilitar técnicos que suplan las carencias de una Inspección de Trabajo con una dotación claramente insuficiente. Se niegan a transferirnos la Inspección, pero aún así hemos sido capaces de reducir de manera sustancial la siniestralidad. Sin embargo, no nos conformamos. Hay que seguir trabajando hasta conseguir que los accidentes sean cero. Las cifras de siniestralidad continúan hoy siendo altas, y exigen mucho trabajo y acuerdos con todos los agentes.

Estas son áreas que preocupan a este gobierno y también al grupo político que represento, a Eusko Alkartasuna. Y de la misma manera nos preocupa –y trabajamos para mejorarla– la educación de nuestros hijos. De ahí que el Departamento de Educación esté ampliando constantemente los acuerdos con los municipios para extender la atención educativa en el tramo de 0 a 3 años; de ahí que también esté aumentando el número de plazas para el profesorado (mil sesenta nuevas plazas, y dos mil más para el ejercicio 2008-2009), incluidos los niveles universitario y de Formación Profesional.

Igualmente trabajamos desde otra área del Gobierno gestionada por EA para adaptarnos a los grandes retos medioambientales que tenemos por delante, uno de ellos, el de paliar los efectos del cambio climático, que es ya una realidad. Para ello trabaja este Gobierno, que ya ha aprobado instrumentos como el nuevo programa marco ambiental hasta el año 2010 dentro de la estrategia de sostenibilidad 2002-2020.

Estas son algunas de las cuestiones que preocupan a este Gobierno, como cubrir las necesidades básicas de los que menos tienen, por ejemplo a través de la renta básica, cuya cuantía hemos ido incrementando de manera continua y que da un respiro a más de 33.000 perceptores. Y estamos trabajando además en el complemento de vivienda para que los perceptores de la renta básica puedan acceder a una vivienda digna y las Ayudas de Emergencia Social puedan destinarse de una manera adecuada a paliar situaciones de urgencia, evitando así que todas las partidas destinadas a las AES se agoten en el pago de alquileres.

Todo esto nos preocupa y el Ejecutivo trabaja de firme para solventar problemas e incrementar los niveles de bienestar de nuestro pueblo. Pero a la sociedad vasca y a los tres grupos que sostenemos el Gobierno vasco también nos preocupa el déficit de inversiones del Estado en Euskadi. Como no podía ser de otra manera, previendo la celebración de este debate, fuentes de Moncloa se han apresurado a señalar que el Estado va a invertir varios millones de euros en Euskadi. Lo cierto, sin embargo, es que los vascos tenemos un fuerte déficit en nuestra relación con el Estado español. En el año 2005, en concreto, el déficit fue de 1.500 millones de euros. 1.500 millones que los vascos entregamos a Madrid y que luego no se han invertido aquí, que se destinan a no sé qué, igual a construir autopistas gratuitas en lugares por donde no transita casi nadie mientras que las autopistas que articulan nuestro territorio son de pago porque hay que hacer frente a los costes de mantenimiento. También de eso habrá que hablar.





EGIN GABE DAGOEN EZTABAIDA.

Euskadiren autogobernuaz mintzatu beharko dugu ezinbestean, esperientziak autogobernuak ongizatea dakarrela argi erakusten digulako. Horrexegatik gaude bereziki kezkaturik, Estatuak eta espainiar agintariek amaitu gabe dagoen trantsizio politikoaren prozesuari heltzeari sistematikoki uko egiten diotelako. Herri honen normalizazio politikoaren arazoari heldu beharrari behin eta berriro esaten diote ezetz eta hori zeharo kezkagarria da benetan.

Legebiltzar honek Euskal Herriaren autodeterminazio eskubidea aitortzen zuen erresoluzioa onartu zuen larogeita hamargarren (90) urtean.
Larogeita hamairu (93) eta larogeita hamabostgarren (95) urteetan oraindik bete gabe zeuden transferentzien zerrenda osatu zuen, eta gaur egun, hamalau urte igaro ondoren, eskuduntza horiek transferitu gabe jarraitzen dute. Guztira hogeita hamazazpi (37) dira eta horietako batzuk funtsezkoak dira, Lana eta Gizarte Segurantzari dagozkionak, esaterako. Edota azpiegiturak, ekonomia eta finantzak, industria, hezkuntza eta ikerkuntza, justicia, herrizaingoa, kultura, turismoa, nekazaritza eta arrantza…
Eta duela hiru urte Legebiltzar honek estatutu politiko berria onartu zuen gehiengo osoz, espainiar Estatuarekiko akordio berri baterako proposamen bat, hain zuzen ere. Proposamen horrek gatazka politikoaren muina konponduko zituen osagaiak zituen baina zuen erantzuna, berriro ere, ezezkoa izan zen, eztabaidatzeari ere uko egin zeniotelako.

Legebiltzarraren adierazpen eta proposamen horiek guztiek ez dute ezertarako balio. Izan ere, espainiar Estatuak ezkutatu ezinezko errealitate hau onartzeari uko egin dio behin eta berriro, hemen herri bat dagoela, bere burua berak nahi duen bezala antolatu nahi duen herri bat dagoela, nahiz eta zuek, Lopez jauna eta San Gil anderea, herri honen existentzia bera zalantzan jartzen ausartu zareten behin baino gehiagotan. Esaten nuen moduan, hemen herri bat dago, bidegabeko trataera jasan behar izan duen herri bat, bere erabaki propioak hartzea debekaturik duen herri bat.

Hoy es un día importante, pues la atención política, las miradas de los vascos, están centradas en este Parlamento, en este debate, en la posibilidad de ser consultados en referéndum. Diría más, están centradas en saber si ustedes, los socialistas vascos, creen, como en su momento señalaba Aznar, que la sociedad vasca no está madura y que, en consecuencia, no se le debe dar la palabra.

La sociedad quiere saber si ustedes van a respetar lo que en este pueblo decida la mayoría de una sociedad plural como es la nuestra. La sociedad vasca quiere saber si ustedes son capaces de respetar sin reservas su voluntad. Ese es el debate, ésa es la cuestión.

Ustedes ponen el grito en el cielo cuando se toca el tema de la consulta, cuando el Lehendakari y el tripartito reivindican el derecho a consultar en referéndum a los ciudadanos de Araba, Bizkaia y Gipuzkoa.

Les hago una pregunta: si tan seguros están de que la consulta no preocupa a la ciudadanía y de que este pueblo no está por la labor de abordar esta cuestión, ¿porque temen a la consulta?, ¿por qué tanto miedo a que se plantee desde el tripartito?

Creo que ya es hora de que se quiten las caretas. La verdad es que ponen el grito en el cielo por una razón muy sencilla de entender: porque en el fondo ustedes no están dispuestos a aceptar sin reservas la decisión mayoritaria de los vascos, porque les da miedo que los vascos digamos algo que ustedes no quieren oír.

Y por eso se empeñan ustedes en aceptar lo que aquí se decida sólo si antes ustedes le dan su visto bueno.

Y por eso, para ocultar su temor a la verdadera democracia, trazan divisiones falsas entre nacionalistas y constitucionalistas, y es entonces cuando hablan de transversalidad y de acuerdos entre diferentes sensibilidades, y nos hacen trampas a nosotros y a toda la sociedad vasca.

El binomio no es nacionalistas vascos-nacionalistas españoles, o abertzales-constitucionalistas, como les gusta a ustedes llamarse. En este punto, la verdadera diferencia es más sencilla: es entre quienes estamos dispuestos a aceptar la decisión de la sociedad vasca, cualquiera que ésta sea, aunque no nos guste, y quienes no lo están; la diferencia está entre quienes aceptan y respetan los acuerdos mayoritarios de este Parlamento, y quienes, como el PSE y el PP, los rechazan de plano sin siquiera debatirlos en el Congreso de los Diputados.

Es inevitable hacer referencia al portazo de las Cortes Generales a este Parlamento y al conjunto de la sociedad vasca. Aquel 1 de Febrero de 2005 muchos en España dieron por supuesto que habían terminado con el problema. Mientras los medios de comunicación españoles aplaudían y casi-casi les hacían la ola, hubo incluso quienes se permitieron el lujo de hacer burlas y bromas, como Alfonso Guerra, insigne socialista, presidente para más señas de la Comisión de Asuntos Constitucionales en el Congreso de los Diputados, que se reía en un mitin celebrado en un pueblo de Ezkerraldea de cómo se habían cepillado en Madrid la voluntad mayoritaria de los vascos. El problema no es que Alfonso Guerra hiciera bromas. Todos conocemos el carácter un tanto histriónico del Sr. Guerra. El problema es que muchos de los dirigentes del socialismo vasco que están hoy sentados aquí le aplaudían a rabiar.

Otros, en cambio, ya advertimos entonces de que el conflicto de fondo, el problema político, quedaba sin resolver. Desde entonces han pasado más de dos años y en este tiempo han pasado muchas cosas. En todo caso, siempre hay que saber extraer alguna lectura de todo, y lo cierto es que hoy sabemos más que en 2005.

Sabemos –ya lo sabíamos entonces– que ETA no tiene otro camino que el de su desaparición, que la violencia no tiene ni sitio ni sentido, y sabemos además que la violencia y el terrorismo, por mucho que todavía nos pueda hacer sufrir, están en su fase final.

Pero también sabemos que para lograr la paz y la normalización tenemos que hacer política, y en este plano, en el de la política, sabemos mucho mejor que en 2005 con quién nos estamos jugando los cuartos, permítaseme la expresión.

Hemos aprendido a tener mucho cuidado con el PSOE y con el presidente del Gobierno español, Sr. Rodríguez Zapatero, y no sólo por el portazo que nos dieron a los vascos en el Congreso, sino también porque en estos dos años hemos visto qué ha sucedido con el Estatut de Catalunya.

Hemos visto cómo Zapatero se comprometió a respetar la decisión del Parlament catalán para luego hacer todo lo contrario, y no hay que irse tan lejos ni en distancia ni en el tiempo. Sin salir de Euskal Herria acabamos de ver cómo el PSOE ha sido incapaz de respetar la decisión de los socialistas navarros, y cómo les ha forzado a pactar con UPN para evitar un gobierno de progreso y de cambio en Nafarroa.

Por eso digo que son los socialistas los que tienen demostrar si tienen voluntad de llegar a un acuerdo entre distintas sensibilidades, como ellos dicen, y la verdad es que tienen mucho trabajo por delante. Mucho esfuerzo y grandes dosis de ingenio van a tener que desplegar si quieren hacer creer a la sociedad vasca que tienen voluntad de llegar a un consenso, a un acuerdo.

El PSOE, el mismo PSOE que sistemáticamente se ha negado al cumplimiento íntegro del Estatuto de Gernika, exactamente igual que el Partido Popular, ¿nos quiere hacer creer ahora que podemos establecer un nuevo acuerdo que supere los contenidos del Estatuto de Gernika, el mismo estatuto que se niega a cumplir?

Son ustedes, quienes están hablando de acuerdo entre diferentes, quienes tienen que hacer creíble que son capaces de lograr un acuerdo que traiga la normalización política, y lo tienen difícil, cuando vemos que son incapaces de transferirnos siquiera los inspectores de trabajo.

Son ustedes quienes deben hacernos creer que quieren acordar algo, cuando en Navarra, siendo ustedes la tercera fuerza política, y Nafarroa Bai la segunda, no han querido acordar nada porque, en palabras del Secretario de Organización del PSOE, señor Blanco, somos nacionalistas vascos.

Tienen ustedes mucho trabajo que hacer, pues de su actitud se desprende que la transversalidad sólo la defienden allí donde el sentimiento nacionalista español es minoría, como sucede en la CAPV, porque luego, en otro territorio vasco, en Navarra, donde los socialistas y el PP son mayoría (UPN), nos pasan el rodillo en el Ayuntamiento de Iruña, en la presidencia del Parlamento navarro, en las comisiones. Allí, por lo visto, ya no cabe la transversalidad. Se han negado ustedes a que Koldo Amezketa, de Eusko Alkartasuna, pueda presidir el Parlamento navarro por su condición de navarro y en consecuencia de vasco. ¿Se imaginan ustedes la que se hubiese liado si nosotros hubiésemos dicho públicamente que un socialista como Egiguren no podía presidir el Parlamento vasco porque no era acorde al sentir mayoritario de este pueblo? Nos hubiesen sacado astillas los medios de Madrid, e incluso los de aquí, y con razón.

El PSOE tiene mucho que demostrar a la ciudadanía vasca, y tiene mucho camino que recorrer, por ejemplo, en la línea de restablecer las libertades en el Estado español, un Estado que cierra periódicos y medios de comunicación, que ilegaliza partidos políticos, un Estado que quiere encarcelar al lehendakari, al máximo representante de nuestro autogobierno, por reunirse y por trabajar para traer la paz, o un Estado que niega debates públicos sobre cuestiones como el coste del mantenimiento de la Corona.

Porque en el Estado español tenemos unos reyes y un séquito que viven a todo lujo, mientras que el nivel de protección y de atención a los más desfavorecidos deja bastante que desear. Pero sobre eso no se puede debatir, ni siquiera opinar. Una monarquía que no es sino otra de las herencias de un franquismo todavía latente en muchas instituciones del Estado como el Ejército o la cúpula judicial. Hoy no es el día pero algún día habrá que entrar en ese debate, hurtado a una sociedad que no ha podido optar entre república o monarquía.


LA LEGISLATURA DE LA PAZ Y DE LA NORMALIZACIÓN

Decíamos en el debate de investidura del lehendakari Ibarretxe que ésta era la legislatura de la paz y de la normalización. Lo seguimos creyendo, y lo dice un portavoz que reivindica decididamente y aspira a que este pueblo pueda conformar un estado propio.

Desde mi partido, desde Eusko Alkartasuna, aspiramos a una estatalidad plena, compartida con el resto de los estados de Europa, un territorio propio compatible con la desaparición de las fronteras, y un poder constituyente propio y originario, autolimitado en sus competencias como consecuencia de decisiones propias, no ajenas, y con presencia activa y directa en el proceso europeo de construcción política y de toma de decisiones.

Dicen ustedes, señores del PP y del PSOE, que en política se puede hablar de todo, y que incluso se puede defender la independencia, pero luego por la vía de los hechos niegan la posibilidad de que un proyecto de país como el que defiende EA se pueda materializar, pues siempre anteponen la Constitución española, como límite a nuestras aspiraciones nacionales.

La Constitución, señores del PP y del PSOE, no supo tratar de la misma manera la situación de falta de derechos individuales que se sufrió con el franquismo, y la necesidad de dar satisfacción a las legítimas reivindicaciones nacionales de pueblos como el nuestro.

La Constitución española contiene objeciones insalvables para nosotros. Cuando el artículo 1 dice que la soberanía nacional reside en el pueblo español, del que emanan los poderes del Estado, niega las reivindicaciones nacionales vascas.

Cuando el artículo 2 proclama la indisoluble unidad de la nación española, y se complementa con el artículo 8, que atribuye a las fuerzas armadas la misión de garantizar esta indisolubilidad, articulan un modelo de Estado, el español, de difícil si no imposible compatibilización con nuestras aspiraciones como pueblo.

Por ello la constitución de 1978 no obtuvo el respaldo de la mayoría en los territorios vascos, y fueron las urgencias por las que este pueblo estaba atravesando, un pueblo al borde de la inanición, las que nos llevaron a negociar un Estatuto de Autonomía en el que expresamente se señala que su aceptación no implica renuncia alguna del Pueblo Vasco a los derechos que como tal le hubieran podido corresponder en virtud de su historia.

El Estatuto de Autonomía nacía con vocación de transitoriedad, les guste a ustedes o no. Nunca ha sido un fin, y voy más allá; han sido ustedes, señores del PP y del PSOE, quienes con su política de laminación del Estatuto, con su devaluación, han sido ustedes quienes han precipitado su agotamiento definitivo.

El Estatuto ya no puede ser fuente de ninguna solución. El Estado español, independientemente del color de quien gobierne en Madrid, se ha negado a su cumplimiento, y es evidente que hoy ya ha desaparecido el consenso político que se dio en torno a él. Algo así nos comentaba en fechas recientes incluso un vocal del Consejo General del Poder Judicial, Alfonso López-Tena, al advertirnos a los políticos de la urgencia de asumir que la vía estatutaria para catalanes y vascos es una vía muerta.

Es una opinión compartida. Nosotros entendemos que ha llegado el momento de alcanzar de manera consensuada un nuevo pacto político, un nuevo acuerdo que si queremos que de verdad traiga la normalidad política, partiendo siempre del respeto absoluto y escrupuloso, sin ninguna excepción, de todos los derechos humanos, tendrá que anclarse sobre dos principios básicos:

1º.- El reconocimiento del pueblo vasco como sujeto de decisión, con plena capacidad de organizarse, y

2º.- El respeto al derecho que este pueblo tiene a decidir su futuro.

Ambas cuestiones ya están encima de la mesa, son los mimbres que se recogen en el preámbulo y en el título preliminar de la propuesta de reforma del Estatuto Político de la Comunidad de Euskadi, aprobado por la mayoría absoluta de esta misma Cámara el 30 de Diciembre de 2004. Aquí no hay juegos florales, ni chisteras de las cuales salen conejos.

Esas son las claves para llegar a un acuerdo que permita hablar de superación del conflicto político. Lo contrario supondría, incluso en un supuesto de cese definitivo de la violencia, el mantenimiento de una anormalidad política en cuya raíz seguirían latentes los problemas que sustentan el conflicto político histórico de esta tierra.

Nosotros estamos dispuestos a un acuerdo entre diferentes, de la misma manera que gobernamos en un Ejecutivo formado por tres partidos diferentes, y hemos estado siempre en disposición de llegar a acuerdos con los partidos que hoy están en la oposición. Pero el problema no es si desde EA o desde el tripartito apostamos por la transversalidad. El problema es que se nos quieren hacer trampas bajo el envoltorio de la transversalidad cuando lo que se pretende en realidad es que el acuerdo sólo valga si lleva la firma de los socialistas, y que si no lleva esa firma, tenga que ser desechado aunque tenga el respaldo mayoritario del Parlamento y de la sociedad vasca.

Lo que no vale es reivindicar la transversalidad para, de facto, establecer un derecho de veto a favor del PSOE. Esto es absolutamente antidemocrático, profundamente antidemocrático. Los votos valen igual independientemente de las adscripciones políticas.


Ojalá seamos capaces de conseguir un pacto de convivencia que sea unánime, con el 100% de respaldo social. Ese es nuestro objetivo, pero si no somos capaces, todos tenemos que convenir que lo más justo, que lo más democrático, es respetar el criterio de la mayoría, sea el que sea, y guste más o menos en Madrid.

Si todos los que estamos hoy en esta Cámara somos capaces de hacer una declaración contundente en este sentido, que todos vamos a respetar sin reservas lo que mayoritariamente decida este pueblo, estoy seguro de que habremos dado un paso quizá definitivo para que en Euskal Herria podamos hablar definitivamente de paz y normalización.

Esa es la asignatura para hoy: arrancar un compromiso a todos los grupos políticos para que acepten sin reservas lo que mayoritariamente decida este pueblo. ¿Están dispuestos los socialistas?, porque si eso es así, seguro que nos ponemos rápidamente de acuerdo en las condiciones en las cuales se ha de preguntar a la sociedad vasca.

Hablan ustedes de ausencia de violencia. Nosotros somos radicales en ese punto. ETA no tiene legitimidad y debe desaparecer, pero hasta que lo haga no podemos permitir que la voluntad de ETA se imponga a la voluntad de este pueblo y que sea ETA la que marque la agenda política y decida si hay o no consulta en este pueblo.

ETA no debe marcar la actividad política ni puede marcar la legitimidad del resultado de la consulta, facultad que tampoco se le ha reconocido, no nos engañemos, en ninguna de las elecciones que en este pueblo ha habido en la fase democrática.

Porque en este pueblo todas las contiendas electorales se han desarrollado bajo la amenaza de las bombas y los tiros de ETA desde hace treinta años, y todos los referendos en esta tierra (Constitución española, Estatuto de Autonomía, OTAN, Constitución europea) se han celebrado en situaciones mucho más duras que las que vivimos en la actualidad, y nadie ha puesto nunca en duda por ello los resultados de ninguna de estas consultas.

Establecen ustedes otra condición: que los resultados de la consulta han de superar los que obtuvo en su momento el Estatuto de Autonomía de Gernika. Y mi pregunta es: ¿y por qué no los que obtuvo, por poner un ejemplo, la Constitución europea en el referéndum del 2005, aprobado con una abstención del 70%? ¿Lo que vale en Europa, no vale para nosotros? Ya veremos.

En todo caso, y finalizo, llevamos demasiado tiempo debatiendo. Esta que hoy efectuamos es una propuesta sincera de acuerdo, una propuesta fundamentada en el principio ético y democrático de que todas las opciones políticas, además de defendidas y debatidas, han de poderse materializar si tienen suficiente respaldo social, y para ello han de fijarse condiciones objetivas que lo posibiliten. Y también habrá que consultar a la sociedad.

No obstante, tenemos muy presente, porque así nos lo ha demostrado la historia reciente, que el Estado puede tener nuevamente la determinación de negarse a pactar.

Al fin y al cabo, dos no acuerdan si uno no quiere, y si se bloquea nuevamente la situación, si el Estado otra vez nos dice que no, si ni siquiera entra a debatir y negociar nuestra propuesta para la resolución del conflicto político, llegados a ese punto, digo, a nadie le habrá de extrañar la disposición de este pueblo y de sus dirigentes para dar los pasos unilaterales que la mayoría de este Parlamento estime pertinentes para garantizar respeto a la voluntad mayoritaria de la sociedad vasca y para llevar la voluntad de este pueblo, de una manera pacífica pero firme, al corazón de Europa.

Eskerrik asko.