domingo, 16 de diciembre de 2007

Unai Ziarreta fue elegido presidente de Eusko Alkartasuna


Unai Ziarreta fue elegido hoy como presidente de Eusko Alkartasuna en el VII Congreso Ordinario de esta formación que se ha celebrado este fin de semana en el Kursaal de Donostia. El hasta ahora secretario general sucede a Begoña Errazti en el cargo. Por su parte, el consejero de Justicia y Empleo, Joseba Azkarraga, ocupará el puesto de secretario general.

Luis María Oyarbide, al frente de la Secretaría de Estudios y Programas, Leire Ereño en la de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio y José Ramón Bengoetexea en la de Política Internacional.

La plancha la completan Rafael Larreina en la secretaria Institucional, Elisa Sainz de Murieta en la de Organización; Mikel Irujo en la de Comunicación, Onintza Lasa en la de Euskera, Educación y Cultura; Josu Ruiz en Administración y Finanzas; Nekane Alzelai en la de Asuntos Sociales y José María Agirrezabala en la de Economía y Política Sectorial.

En su primer discurso como presidente, Ziarreta insistió en la defensa de la independencia y del derecho a decidir, así como el objetivo de conseguir la paz y la normalización política.

´VIEJAS ESTRATEGIAS´

El nuevo presidente de EA criticó que tanto ETA como el Gobierno español, tras fracasar en su intento negociador, ´unos y otros hayan regresado a sus viejas estrategias, al círculo vicioso de la acción-reacción´. ´ETA ha vuelto a cometer el peor de los crímenes y Zapatero y el PSOE sólo son capaces de responder con la instrumentalización de la Justicia y con la vulneración de derechos civiles y políticos, una respuesta que, además de inútil, es inaceptable en un Estado de Derecho´, denunció.

Por ello, reivindicó el ´valor del diálogo como la mejor vía para la resolución de conflictos´. Asimismo, reiteró que no se puede permitir que ETA ´incida en el diálogo político´ entre todas las formaciones´ pero precisó que no es tolerable que la actividad criminal de la banda armada ´sirva de excusa´ al PSOE y al PP para ´seguir evitando la existencia en Euskal Herria de un conflicto histórico de naturaleza política cuya solución debe ser política´.

En ese sentido, denunció la ´irresponsabilidad´ de los que ´niegan el problema´ y el ´cinismo´ de los que ´rehuyen el debate´ por ´temor a los efectos electorales negativos que para ellos tendría el entrar a discutir los derechos que corresponden al pueblo vasco´.

A su juicio, el ´puro interés partidista´ es el que ´hoy empuja al PSOE a la carrera ciega de la represión´ ya que teme que abordar ´el derecho de Euskal Herria a decidir su futuro, quizá no sería entendido por la sociedad española y llevaría a Zapatero a la derrota electoral´. Para Ziarreta, la ´gran tragedia de la sociedad vasca´ es la ´permanente supeditación de la resolución del conflicto a los intereses partidistas coyunturales del PSOE y del PP´.

CONSULTA

Ziarreta calificó a la consulta popular anunciada por el Gobierno vasco como ´un hito fundamental´ en el camino hacia la paz y la normalización política de Euskal Herria. Así, subrayó que la ´oferta está encima de la mesa´ y que ´sólo hace falta que Zapatero o Rajoy se atrevan a dar un paso adelante´.

El dirigente de EA reconoció que las expectativas ´no son las mejores´ por lo que advirtió que habrá que estar preparado para ´afrontar un escenario, primero de desacuerdo, y después de confrontación institucional´ al cual habrá que ´hacer frente con actitudes plenamente cívicas y democráticas´.

No obstante, se mostró convencido de que ´es posible´ y remarcó la regla democrática del respeto a la voluntad de la mayoría porque ´otra cosa es darle la vuelta como un calcetín´ a este principio. ´Mucho cuidado con esto, porque eso es lo que pretenden algunos que ahora hablan de transversalidad como si fuera un nuevo tótem´, afirmó para añadir que ´lo que quieren es que la minoría tenga derecho de veto sobre las decisiones de la mayoría y eso nunca lo vamos a aceptar´.

Unai Ziarreta abogó por la defensa del derecho a decidir ´por encima de intereses partidistas´ ya que, a su juicio, ´Euskal Herria tendrá futuro si se le reconoce su derecho a decidir´. ´Nuestra apuesta es por un nacionalismo moderno que aspira a la independencia como el mejor instrumento para conformar un Estado que haga posible una sociedad vasca más justa y cohesionada´, afirmó para concluir que Eusko Alkartasuna ´no renunciará a ella´.