domingo, 1 de junio de 2008

La consulta abre una puerta difícil de cerrar


El presidente de EA, Unai Ziarreta, afirmó que la consulta
"abre una puerta difícil de cerrar y Madrid es consciente de ello", y
afirmó que, "después, le seguirán otros pasos". Por ello, apostó por
la colaboración de todos los partidos, sindicatos y organizaciones
sociales nacionalistas "que creen en una Euskal Herria reunificada e
independiente".

BILBAO, 31 May. (EUROPA PRESS) -


Además, en referencia al anuncio realizado por el lehendakari, Juan
José Ibarretxe, de que se irá "a casa" si la ciudadanía no respalda
los planteamientos realizados para la consulta, le emplazó a "estar
tranquilo" porque la sociedad vasca "apoyará mayoritariamente" las
preguntas planteadas.

En su intervención durante la inauguración del Alkartetxe de Mungia
(Vizcaya), Ziarreta se mostró "absolutamente convencido de que la
sociedad, mayoritariamente, va a respaldar las dos preguntas que se le
hacen porque se ha cuidado mucho, al elaborarlas, cuál es la
percepción mayoritaria de la sociedad".

"En torno al 80 por ciento de la sociedad aboga por una salida
dialogada al problema de la violencia si ETA previamente rechaza las
armas y muy mayoritariamente está a favor de que los partidos
iniciemos un proceso de diálogo para llegar a un acuerdo democrático",
apuntó.

El líder de Eusko Alkartasuna mostró su preocupación "ante un
cierto acomplejamiento que se está dando" en el mundo nacionalista y
dijo que "ya está bien de hablar de autocrítica", porque es el momento
de "fijar posiciones claras de cara a la ciudadanía". "La sociedad
vasca es mayoritariamente abertzale y quiere claridad y liderazgo. Y
eso es lo que se le está ofreciendo con el proyecto de Ley por parte
del Gobierno tripartito y de los tres partidos que sustentamos ese
Gobierno", añadió.

En este sentido, destacó "la importancia de la consulta para
superar esa situación de bloqueo infinito al que nos ha sometido
permanentemente el Gobierno del Estado español porque, ahora, cuando
los socialistas dicen que, primero, tenemos que llegar a un acuerdo
entre partidos vascos y, luego, llevar ese acuerdo a Madrid, hay que
recordarles que eso mismo hicimos en el año 2004", con el Plan
Ibarretxe, "y Madrid ni siquiera tomó en consideración de abrir un
cauce de diálogo y negociación" en torno al proyecto aprobado en el
Parlamento vasco.

Asimismo, recordó que entre 2007-2008 "se ha intentado abrir una
nueva vía de negociación y acuerdo sincero y sencillo con el Gobierno
del Estado español y el pasado 20 de mayo, en la reunión entre
Zapatero e Ibarretxe, esa puerta se nos cerró".

SALIR DEL BLOQUEO

"En consecuencia, la única posibilidad que vemos para salir de esa
situación de bloqueo infinito es dar la palabra a la sociedad vasca, a
los hombres y mujeres que aquí vivimos. Y más allá del contenido
literal de las preguntas, lo importante de todo esto es que se abre
una puerta, y en Madrid son conscientes de ello, que luego va a ser
muy difícil de cerrar", apuntó.

En esta línea, aseveró que "éste va a ser un primer paso", al que
seguirán "otros pasos y en ellos es fundamental la colaboración entre
todas las formaciones nacionalistas, independentistas, los sindicatos
de adscripción nacional vasca y todas las organizaciones sociales que
creen en un futuro para este pueblo y en una Euskal Herria reunificada
e independiente".

"La única vez que el Estado español y su Gobierno nos ha tomado en
consideración como pueblo fue hace diez años, cuando iniciamos un
camino de colaboración todas las formaciones, sindicatos y
organizaciones sociales abertzale y creo que hay que avanzar hacia un
escenario similar", manifestó.