miércoles, 9 de septiembre de 2009

EA reclama el traspaso de las políticas pasivas de empleo


El representante de EA en el Parlamento vasco, Jesús Mari Larrazabal, reclamará en la Cámara el traspaso de las políticas pasivas de empleo, al considerar que la "renuncia" del lehendakari, Patxi López, a estas competencias supone "burlarse de los derechos que el Estatuto reconoce a la sociedad vasca".

Eusko Alkartasuna, a través de un comunicado, criticó la actuación del Gobierno autonómico a la hora de negociar la transferencia de las políticas de empleo, después de que, en la jornada de ayer, los gobiernos central y vasco alcanzaran un acuerdo base para la transferencia de las políticas activas de empleo a partir del 1 de enero de 2010.

EA consideró "insuficiente" la transferencia de las políticas activas, por lo que promoverá en el Parlamento autonómico una iniciativa en defensa del traspaso a Euskadi de la totalidad de las competencias en materia laboral.

Esta formación consideró que el acuerdo anunciado ayer supone "una burla". EA recordó que el Estatuto de Gernika "no deja lugar a la duda" y en sus artículos 12 y 18 "establece que la competencia en materia de empleo, tanto las políticas activas como las pasivas, corresponde a las instituciones vascas".

Por ese motivo, insistió en que "cualquier acuerdo con el Gobierno español que signifique renunciar a las políticas pasivas será una burla de López y su Ejecutivo a los derechos que el Estatuto reconoce a la sociedad vasca".

"REIVINDICACIÓN HISTÓRICA"

EA recordó que el traspaso del conjunto de las políticas activas de empleo ha sido una de sus "reivindicaciones históricas". Todo ello "no sólo porque lo que ordena el Estatuto, sino porque es la única manera de que las instituciones vascas puedan planificar y desarrollar las mejores políticas posibles en materia laboral", señaló.

"Dejar en manos del Estado las prestaciones por desempleo, el régimen económico de la Seguridad Social y la Inspección de Trabajo, en contra de lo establecido en el Estatuto, es especialmente grave en la actualidad, porque supone renunciar a herramientas básicas para hacer frente a la actual crisis económica y pone de manifiesto la irresponsabilidad del Gobierno de Patxi López".