lunes, 5 de octubre de 2009

Es indispensable la unidad abertzale pero no a cualquier precio


Pello Urizar (Arrasate, 1968) bromea con que nació en pleno mayo del 68. El secretario general de EA explica que él «no es un revolucionario, las cosas hay que hacerlas de otra manera», pero asegura que su partido está dispuesto a mojarse en una unidad de acción abertzale en favor de la normalización política, «pero no a cualquier precio».


- ¿Les han 'tocado' desde la izquierda abertzale de cara a conformar una estrategia común entre nacionalistas?


- No nos planteamos una unión de trabajo exclusiva con la izquierda abertzale. Todos tienen que tener la opción de sentarse en la mesa y plantear sus mínimos. Está habiendo bastantes reflexiones de los diferentes partidos, de que hay que ir más allá de lo que se dijo en la declaración de Anoeta. De ahí en adelante hay mucho trabajo de cocina, pero fuera de los medios de comunicación, porque sino se desvirtúa.


- ¿Pero ha sondeado la izquierda abertzale a EA?


- Estamos hablando con todos.


- ¿Se va a mover algo en breve?


- Algunos hablaron del otoño y luego dijeron que igual en otoño no. El último proceso de paz llevó un trabajo de cocina de más de dos años antes de que se empezara a hacer alguna cosa. Yo pediría paciencia a la gente. Se necesita.


- ¿Habrá movimientos en la izquierda abertzale para intentar una solución al problema de la violencia?


- Pedimos a la izquierda abertzale que haya esos movimientos.


- ¿Pero EA es optimista en que puedan avanzar?


- Sabemos que esa reflexión existe y nos llega información de diferente gente de que sí que hay que hacer un esfuerzo. La valoración oficial la darán ellos. Sabemos que esa reflexión existe en la izquierda abertzale y que están en la tesitura de lo que estamos diciendo.


- ¿Qué le pareció el comunicado de ETA?


- Hace años que me abstengo de valorarlos porque viven fuera de lo que pide la sociedad. La petición que hacemos a la izquierda abertzale es que debe moverse fuera de lo que ETA imponga o diga.


- ¿Esta actitud de ETA puede entorpecer ese trabajo de cocina?


- En los últimos procesos los altos el fuego han ayudado a avanzar y si no se da eso será más difícil. Aunque queremos que no sea así, los actos de ETA sí que condicionan la vida política. Pero queremos superar eso y que la sociedad vasca decida su futuro independientemente de lo que decida ETA.


- ¿Hay disensiones internas en el MLNV, como se ha comentado tras la confusión por los dos comunicados emitidos el pasado fin de semana?


- Sé que hay opiniones enfrentadas. Sabemos que hay gente que, en esa reflexión interna, quiere empujar en un sentido y otros que no. Pero la decisión la tienen que tomar ellos.


- ¿Con la actual situación de violencia es posible articular ese movimiento de unión abertzale que propugna EA?


- En la reflexión que están haciendo los partidos abertzales, la izquierda abertzale entre ellos, está si las vías políticas son compatibles o no con las armadas. Nosotros tenemos claro que no. Esa reflexión la tiene que hacer la izquierda abertzale. Lo que nosotros defendemos es cuando en Anoeta dijeron que optaban por las vías políticas. Las declaraciones de la secretaria general de LAB de que hay que ir más allá de Anoeta son bien recibidas.


La máxima de Reid


- ¿Para EA sería suficiente un compromiso en este sentido o va a exigir a la izquierda abertzale una condena explícita de la violencia?


- Nosotros la vamos a condenar, porque no se puede justificar de ninguna manera la muerte de una persona. De ahí en adelante, recuerdo unas declaraciones de Alec Reid (sacerdote irlandés que medió en Irlanda y Euskadi) en el sentido de que no iba a pedir a la izquierda abertzale que condenase la violencia siempre que el objetivo de la izquierda abertzale fuese erradicarla. Lo importante es que desaparezca. Nosotros si la vamos a condenar pero lo importante es que desaparezca.


- ¿Y usted hace suya esta máxima?


- Yo lo que valoro es que no habla sólo de teoría sino sobre hechos prácticos, porque él fue partícipe en el proceso de Irlanda.


- ¿Hay debate en la militancia de EA sobre la unidad de acción entre abertzales?


- Empezamos un proceso de debate en septiembre que terminaremos a finales de octubre y donde se plasmarán las bases para el trabajo común entre los abertzales, que es indispensable para la normalización política. EA está dispuesto a dejar pelos en la gatera pero a cualquier precio no vamos a entrar. Pero queremos que sea una reflexión en la que participe toda la afiliación de EA.


- ¿Y si se frustra esta unidad de acción entre abertzales, puede quedar EA descolocada tras su fuerte apuesta?


- Cuando se hacen apuestas se corren riesgos. Se gana o se pierde. Pero hay que apostar porque la situación actual no es buena y si no se apuesta no vamos a conseguir avanzar.


- ¿Cómo ve al PNV?


- Intentando centrarse en su nueva situación fuera de Ajuria Enea. Lo que debe aclarar es si está en el esfuerzo para el trabajo entre abertzales o hacia la transversalidad.


- ¿Y usted dónde le ve?


- Quiero ser cauto, porque si defendemos que el trabajo en común debe ser entre todos los abertzales, no se puede hacer lo que hizo Otegi, que dijo que en el polo no cabían ni el PNV ni Aralar. Tenemos que tener la posibilidad de sentarnos todos, y el que no se siente que sea por decisión suya. No puede haber vetos, como tampoco nadie es imprescindible.


- ¿Cómo observa el futuro de Nafarroa Bai después de los tiras y aflojas de la semana pasada?


- No hay ningún problema. Somos cuatro socios y un grupo importante de independientes y eso hay que gestionarlo como cualquier comunidad de vecinos. Pero hay un compromiso firme de todos de fortalecer Nafarroa Bai. Nuestro proyecto de trabajo común entre abertzales se basa en la experiencia de NaBai.


-Aralar fue el que realizó las criticas. ¿Está este partido 'crecido' después de su buen resultado en las elecciones al Parlamento Vasco?


- Declaraciones de que ya son referencia con cuatro parlamentarios lo que llevan es a situarse fuera de la realidad. Con cuatro, y no estando en el Gobierno, la posibilidad de presión es más relativa, teniendo en cuenta cómo está ahora el tema de las mayorías en Vitoria. Hay que tender a sumar esfuerzos entre los abertzales.


- Parece que el pacto PSE-PP ha sido asumido con normalidad por la sociedad vasca. ¿Está de acuerdo con esta reflexión?


-No. Es lo que se quiere vender. Hay mucha gente preocupada porque se está viendo que se están cambiando conceptos identitarios. Y eso que López decía que lo identitario era secundario. Se está incidiendo con las banderas, el mapa del tiempo, las delegaciones del extranjero...


- ¿EA estaría dispuesta a volver a gobiernos transversales con el PSE-EE como los de la época de Ardanza o como en Cataluña?


- La realidad de Cataluña no es la de aquí. El mayor problema de Zapatero es el PSC. Una anécdota: cuando Zapatero entró en la sede del PSC le dijeron: «recuerda que estás entrando en la sede de otro partido». El acuerdo que tienen PSE y PP en Euskadi es imposible en cualquier otro lugar. Y los abertzales tenemos que hacer lo mismo y sentarnos luego con el PSOE, exponerle la postura. Y si hay posibilidad de acuerdo, estupendo, y si no, EA no tiene miedo a defender nuestros derechos generando conflictos si hace falta, pero siempre institucionales y democráticos, nunca con la violencia.


Carteles de presos


- ¿Qué le parece el acuerdo de Eudel e Interior para quitar carteles?


- Se ha querido sacar de contexto toda la situación. Lo firmado esta semana hace referencia a quitar los carteles de enaltecimiento del terrorismo y se queda ahí. Bildarratz no decía nada de las fotos y Ares sí. Volvemos a tener que interpretar si una foto es enaltecimiento o no.


- ¿Y dónde esta la barrera entre lo que es solidaridad con los presos y enaltecimiento del terrorismo?


- El Gobierno Vasco ha pedido quitar carteles que solicitan traer los presos a Euskal Herria, reivindicación que nosotros también hacemos. La ley otorga a los presos estar cerca de su lugar de residencia. Pero se intenta meter todo en el mismo saco. Nos olvidamos de unos derechos para proteger otros. Lo que se plantea es si la foto de un preso que tiene algunos de sus derechos conculcados y es portada por un familiar que defiende sus derechos, es alentar a ETA. Es interpretable.


- ¿Los alcaldes de EA van a cumplir este protocolo de Eudel?


- Llevan toda la vida quitando los carteles y funcionando con sentido común. Han intentado que las fiestas en cada pueblo se sucediesen de la forma más tranquila y que si se daba algún conflicto no pasase como en Gernika. Que de un triki poteo de quince personas se pasó a una batalla campal.


- ¿Qué opina de la polémica del blindaje del Concierto Económico?


- Creemos, desde una visión de país, que el Parlamento Vasco tiene que ser capaz de gestionar parte de este tema. Aunque el PNV no quiere entrar ahí porque supone tocar su concepto de la foralidad.